“Por suerte ya estoy de vuelta”

En abril Santiago Núñez sufrió un robo que desembocó en fisura y fractura en de los dedos en ambas manos. No se quedó con eso y salió campeón del Metro Apertura con SAG Lomas.

Por Romina Miranda

Los horarios de entrenamiento del deporte al ser amateur, son por la noche y en estos tiempos el riesgo siempre está. La inseguridad es un capítulo en la vida de cada persona y llega cuando menos se espera.

Un día normal puede comenzar y concluir de la forma no deseada. Santiago Núñez fue víctima de la inseguridad y no decidió quedarse solo con eso. Producto del trabajo en la recuperación, hace poco más de un mes retornó a las canchas y se consagró SAG Lomas campeón del Metro Apertura.

En el 2015 salió subcampeón del Panamericano Júnior con la Selección Argentina y lleva toda una vida dedicada al handball. Desde Cadetes estuvo convocado y también formó parte de la Selección Metropolitana de Fe.Me.Bal.

“A dos días del inicio del torneo, estaba esperando en una calle dentro de todo de las más pobladas de Luis Guillón, a un compañero del club que me pasara a buscar para ir a entrenar” comenzó con el relato Santiago Núñez.

Lo que era un entrenamiento más para Santiago, en pocos minutos se convirtió en una grave lesión y en un hecho que alteró su vida: “Ni 10 minutos estuve esperando que se me viene encima el ladrón. Apuntándome con el arma de cerca la primera reacción que tuve fue intentar sacarsela y empezamos a pelear, entre forzejeos y demás, siento mi dedo quebrarse, y ahí fue cuando lo suelto y corro”.

Sin embargo esto no terminó acá porque cuando comenzó a correr debió entrar a una remisería donde pudo contactarse para que lo buscaran: “Logro entrar en una remisería cercana y con la adrenalina que tenía encima solo atiné a acomodarme el dedo que efectivamente estaba fracturado, y llamar a mi compañero y a mi hermano para que se apuren a venir a buscarme y me fui directo a la clínica”.

El temor de todo deportista es el de no poder continuar con la carrera deportiva y que te pueda alterar la vida cotidiana. Después de que su hermano y su compañero lo busquen lo trasladaron a la clínica para que le hicieran los primeros auxilios: “Como me imaginaba, el médico de guardia después de enyesarme me avisa que tenía que operarme al tiempo. Nunca pasó por mi cabeza dejar el handball, al contrario pensaba en cuánto tiempo iba a poder volver”.

Una vez que el extremo derecho de 23 años superó el momento del robo, quedaron las secuelas de ese hecho: “Me opere a las dos semanas del incidente y la recuperación fue muy dolorosa porque tuve que ser muy constante con los ejercicios para que el dedo vuelva a recuperar poco a poco los movimientos normales”.

“Al principio fue muy complicado, ya que tuve una fisura en un dedo de la otra mano, asi que necesitaba ayuda para casi todo, desde el momento de la comida hasta a la hora de bañarse. Con respecto a lo laboral me encontraba desempleado asi que no tuve consecuencias con eso. Primero pude usar la mano derecha, y de a poco y con paciencia recuperé la izquierda”, explicó Núñez sobre las dificultades en la vida cotidiana. De todas maneras, el argentino subió videos a su Facebook donde mostraba que no dejó de entrenar.

No es una cuestión política ni de nada por el estilo sino sobre que un día como le tocó a Santiago, le puede pasar a cualquier otra persona. La pregunta más simple y la respuesta a ¿qué sentís? Sería bronca e importencia pero Santiago Núñez decidió no quedarse con eso y hacer todo lo posible para retornar lo más rápido que pudiera. “Fue una mezcla de sensaciones, entre la impotencia de lo sucedido, el no poder entrenar y tampoco poder hacer las cosas cotidianas con comodidad. Pero mi familia me apoyo y del club también. Por suerte ya estoy de vuelta”.

Durante su recuperación, Santiago Núñez no dejó de entrenar y mientras podía, seguía trabajando físicamente para no perder el ritmo: “Fue mejor de lo esperado, se dio una seguidilla de buenos partidos en lo personal aunque me tuve que poner a punto físicamente. Y al final por suerte se dio el campeonato”.

La burocracia puede trabar aspectos determinantes para lesiones de tal magnitud que no pueden esperar unos días más y esto es lo que le pasó a Santiago, asi lo explica:“Me operé a principios de abril pero por temas de obra social y demás tuve demoras con el comienzo de la rehabilitación y de la kinesiología por lo que la recuperación se hizo mas extensa y problemática. Parte del tendón quedó pegado en el proceso de cicatrización y el dedo operado quedó inmóvil en parte. Es probable que sea necesario una segunda operación lamentablemente”.

La realidad es que la vuelta de Santiago al 40×20 puede ser que sea breve por los inconvenientes que nombró y porque probablemente deba pasar nuevamente por cirugía y alejarse por un tiempo de las canchas nuevamente. ¡Fuerza Santiago!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *