¡Mundialistas y campeonas!

El equipo de Guillermo Orduna ganó el set que necesitaba ante Perú y clasificó al Mundial de Japón 2018. Además se consagraron campeonas del Premundial.

Algarabía total. Luego de meses de incertidumbre y del trago amargo del Sudamericano, Las Panteras llegaron al desahogo. Argentina ganó el primer set ante Perú, sacó la diferencia necesaria y se quedó con la única plaza mundialista que quedaba para los equipos sudamericanos. Además fue campeón: le ganó a 3-1 a Perú con parciales de 25-22, 25-20, 18-25 y 25-16.

El primer set era clave y eso se sintió. Se sintió adentro y también afuera de la cancha, con un estadio plagado de peruanos haciendo fuerza por sus colores. Los primeros puntos se dieron con timidez, pero luego Las Panteras comenzaron a crecer de la mano de Mimi Sosa y Yamila Nizetich, que demostró que su recuperación fue vital. Con algunos errores propios de la presión, la ventaja con las peruanas se achicó y, con problemas en la rotación, las argentinas debieron aguantar para mantenerse al frente. Del 21-16 el trámite se hizo más ameno y gracias a un gran trabajo de Elina Rodríguez, que metió un sablazo al hueco peruano, Argentina se quedó con el set y el pasaje a Japón.

Abrazos, saltos, gritos y besos para todo el equipo argentino: el objetivo estaba cumplido. Después de haber vacilado y mostrado flojo nivel en el Grand Prix y el Sudamericano, las de Orduna se renovaron y jugaron este torneo en alto vuelo.
El segundo set ya era disputado con otra cara. La presión por clasificar no existía y eso se notó, porque las argentinas jugaron sueltas y tuvieron todas su mejor noche. Sosa, Lascano y Fresco fueron impasables en el bloqueo y Elina Rodríguez tuvo una eximia actuación siendo determinante en el ataque. Luego de otro set parejo, Las Panteras cerraron 25-22 gracias a un saque afuera de Angela Leyva.

El tercer set comenzó también con mucha paridad, con Perú con actitud a pesar de no tener chances mundialistas y con Argentina motivado para ganar el Torneo. Las locales crecieron y se pusieron a tiro sobre el final, llevándose el set por 25-18 y dejando abierta una puerta para definir el campeón.

El cuarto chico fue todo para Argentina, porque si bien comenzó punto a punto, a partir del tanto 12, Nizetich fue imparable con su saque y complicó a las peruanas. Luego de una brecha que se estiró por de más, el partido se hizo un trámite, con Bosio, Sagardía y todo el equipo en alto nivel. Una pelota afuera sentenció el 25-16 final y el delirio total.

Argentina fue campeón y consiguió la plaza mundialista. La planificación de Orduna fue óptima, coronando un fin de semana soñado. Ahora habrá tiempo para pensar y rearmar el equipo (que tuvo recambio este mismo 2017) para pelear el Mundial por segunda vez consecutiva.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *