“No estaba al 100% y preferí irme bien”

Ailén Valente, a pocas semanas de su retiro, dialogó con Argentina Amateur Deporte. Ya en su nuevo rol de entrenadora aseguró: “Lo mejor que tenemos es pasar nuestro conocimiento a las nenas para su futuro”.

Por: Ángeles Vidal – vidala@aadeporte.com.ar

(@Angymvidal)

La gimnasta cumplió su sueño en Río 2016, donde fue 56º. Continuó un año más con grandes resultados en el Sudamericano donde ganó la medalla plateada en la modalidad por equipos, pero tomó la determinación de retirarse. Ailén contó los motivos para ponerle fin a su carrera de gimnasta de años, en los cuales diez de ellos representó a Argentina. Dio detalles del trabajo con su psicólogo deportivo y sus primeras vivencias como entrenadora en Argym.

¿Cuáles fueron los motivos para retirarte?

Fue un poco de todo, en principio muchos años, 18 en total y 10 en la selección. Este deporte es hermoso pero tiene un desgaste muy grande. Llega un punto en el que es muy difícil mantener las cuatro horas de entrenamiento y estar bien físicamente. También se me sumaron otras cosas como la facultad, quiero estudiar kinesiología. Dije: “Si no lo puedo hacer a 100 %, prefería irme bien”. Como tuve un buen Sudamericano, elegí llegar hasta y no hacer todo a medias. La decisión fue por cansancio, quería terminar del todo bien y no seguir por seguir. Quería retirarme bien y no seguir remando algo que podía terminar peor.

¿Cómo trabajaste el retiro en lo psicológico?

Hacia unos meses lo venía hablando con mi psicólogo deportivo. No me sentía al 100% y estaba viendo la manera de buscar el momento. No es irse a mitad de año o cerca de un torneo importante. Venía con mucho cansancio, arranqué en enero pero cansada. Tenemos quince días de vacaciones pero después estás todo el año entrenando. Probé un mes, no estaba rindiendo como quería y preferí dejar antes de empezar el año. Fue hablado con mi psicólogo deportivo meses antes, fue una preparación pero estoy contenta con la decisión.

¿Cómo son tus primeros pasos como entrenadora?

Estoy súper contenta, agradezco a Floppy (Florencia Gugliada) que me dio el lugar en Argym. Las nenas súper contentas. Yo entraba al gimnasio y era como ‘viene Lilu a entrenar acá’ y de la nada fui al otro día y me paré delante de ellas para entrenarlas, no lo podían creer, nunca se veían entrenando conmigo. Siempre era como viene Lilu que fue a los Juegos Olímpicos, pero no se imaginaban que las iba a entrenar. Ellas contentas, las madres, yo también. Creo que es lo mejor que transmitir mis conocimientos a ellas está muy bueno para que la gimnasia crezca. Es lo mejor que tenemos las gimnastas de la selección para que las nenas que lleguen en el futuro tengan esos conocimientos.

Foto: Martín Waichman para AAD

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *