fbpx
Yachting

Lange-Carranza, una dupla que ilusiona

El subcampeonato mundial en Santader se torna sorpresivo cuando se alude al hecho de que el binomio se encuentra entrenando hace menos de un año. Sin embargo, cuando se remite a los laureles conseguidos invididualmente por cada uno de ellos, dicho resultado pasa a considerarse una consecuencia lógica. Lo cierto es que, sin experiencia alguna en la clase Nacra 17, Santiago Lange y Cecilia Carranza demostraron que mantienen vivo el hambre por más éxitos, por una gloria mayor. El comienzo fue más que alentador: ya obtuvieron la plaza para los Juegos Olímpicos de Río 2016. 

Por Hernán Goldzycher

A principios de año, sostenían que el 2014 iba a ser de prueba. ¿Se imaginaban siendo subcampeones mundiales y logrando la plaza para Río tan pronto?
Santiago: Por supuesto que no. En los papeles no. Cuando uno empieza a competir, se tiene fe. Pero fue una sorpresa y una gran alegría. Que hayamos logrado lo que logramos tan rápido y con poco entrenamiento genera mucha ilusión.
Cecilia: La verdad no. Obviamente trabajamos muchísimo y nos entregamos, lo que es algo característico nuestro. Y eso trae buenos resultados. Pero no pensábamos que iban a llegar tan rápido.

Artículos Relacionados

¿Las claves?
S: Con Ceci nos llevamos muy bien y nos acoplamos muy rápido. Obviamente mi experiencia en Catamarán ha ayudado mucho. Fue un campeonato que se nos dio, y las condiciones variadas ayudaron.
C: A la gran experiencia de Santiago. Porque creo que él supo cómo planificar para llegar lo mejor que podíamos en tan poco tiempo. Eso nos ayudó a optimizar el tiempo y poder llegar bien preparados. Creemos que el Mundial fue un campeonato muy difícil y se dieron las cosas para que nos vaya bien, pero falta muchísimo para trabajar. 

Con el subcampeonato en la mochila, ahora se plantean otros objetivos para llegar a Río de la mejor manera. Es Santiago quien responde. “Estamos en un gran desafio que es tratar de acortarle tiempo a los equipos grandes, que ya llevan tres años trabajando duro. Y nosotros llevamos 60 o 70 días. Decidimos competir poco y hacer concentraciones. Trataremos de navegar la mayor cantidad de horas posibles”, explicó.

Lo asombroso de Lange es que, aún habiendo transitado una larga y prolífica carrera con dos medallas olímpicas incluidas (bronce en Atenas 2004 y en Beijing 2008), mantiene el deseo de competir y continuar ganando. “Me siento motivado como nunca y con mucha ilusión”, afirmó sin titubeos. “Me di cuenta que tengo la pasión y las ganas intactas”, añadió.

Ya pensando en lo que va a ser Río, algo que preocupa al Comité Olímpico Internacional son los retrasos en la organización de los Juegos. Como dato saliente, la Bahía de Guanabara, sede de las competencias de vela, se encuentra altamente contaminada (foto: O Globo). Cecilia se expresó al respecto: “Ese problema lo vamos a tener todos. Obviamente que va a jugar al factor suerte porque te puede pasar que la embarcación de al lado no agarre basura y vos si. Yso significa que vos te vas a frenar y el otro no”. 

Santiago relativizó la potencial desventaja que puedan llegar a tener. “Es la relidad. El agua va a estar contaminada y sucia. No creo que la puedan limpiar completamente. Ojalá que los Juegos dejen una Bahía más limpia. Pero no me preocupa porque como deportista pienso en manejarme con lo que nos toque. En un punto nos favorece porque estamos más acostumbrados a eso que los europeos”, dijo.

Los muy buenos resultados obtenidos por la vela desde hace ya varios años, y la poca difusión que se le otorga, también es motivo de análisis por el ojo crítico de Cecilia. “En la vela argentina hay muchísimo para trabajar y desarrollar. Se hacen cosas, pero siempre hay más para hacer. Con lo que se hace, se logra mucho, y si se hiciese más, se podría lograr muchísimo más” sostuvo.

“Lo que tenemos que hacer es mejorar en la forma de trabajo, pero en todos los aspectos del país. Argentina tiene muchísimo para mejorar y creo que es una cuestión de formas que todavía no hemos aprendido institucionalmente y como sociedad en general. Ahora tenemos una posibilidad económica con el ENARD y la Secretaría de Deportes. Es el momento en el que mejor estamos, con lo que todas las Federaciones deberíamos aprovechar este recurso para que el deporte crezca a pasos agigantados con un paso estratégico”. 

“A nivel reconocimiento quizás necesitamos más, pero como lo necesitan todos los deportes. Todo lo que no es futbol. El reconocimiento te trae muchas más facilidades y eso nos permitiría trabajar más tranquilos”, cerró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior