fbpx
Golf

Golf Olímpico: una espera de 112 años

Tuvo que pasar más de un siglo para que el Golf regresara a los Juegos Olímpicos. Acá repasaremos un poco de historia y las expectativas argentinas.

Por Martín Kelemen

Con la llama olímpica cada vez más cerca de arder con toda la intensidad el 5 de agosto en Río de Janeiro, además de hablar del desempeño de los deportistas en competencias previas a la gran cita, también daremos un espacio para hablar del camino que han atravesado algunos deportes para formar parte de ésta presente edición de los Juegos Olímpicos. En ésta ocasión, nos ocuparemos de un deporte de excelencia en Gran Bretaña, pero que recién contará con su tercera edición olímpica en más de 100 años: el Golf.

Artículos Relacionados

Parece mentira que ésta recién sea la tercera vez que el Golf otorgará medallas olímpicas en 112 años. Es por ello que vamos a repasar un poco de la historia olímpica que ha tenido éste deporte.

La primera vez que el Golf fue avalado por el COI (Comité Olímpico Internacional), fue para la edición de París 1900. En aquella ocasión, solamente participaron 22 golfistas de cuatro naciones diferentes (9 de Francia, 8 de Estados Unidos, 4 del Reino Unido y 1 de Grecia). En la rama Masculina, se disputaron dos rondas de 36 hoyos, y el ganador de la medalla de oro resultó ser el norteamericano Charlie Sands, quién también compitió en esos Juegos como tenista, aunque en ésta disciplina fue eliminado en primera ronda. Las preseas de plata y bronce fueron para los británicos Walter Rutherford y David Robertson, respectivamente.

Si pasamos a la rama Femenina, solo se jugaron 9 hoyos (media ronda), y Estados Unidos resultó nuevamente vencedor gracias al juego de Margaret Ives Abbott, que se quedó con la presea de oro, mientras que la plata y el bronce también fueron para Norteamérica, ya que quedaron en manos de las estadounidenses Pauline Whittier y Daria Pratt.

4 años después, en los Juegos Olímpicos de St. Louis, se alteró el sistema de competición: las mujeres fueron excluidas de la competencia, lo que significó una gran pérdida para las golfistas norteamericanas, ya que en la edición anterior dominaron ampliamente ganando las tres medallas olímpicas. Y por otra parte, el torneo se dividió en una competencia individual y en otra por equipos (Match Play). En ésta oportunidad, la cantidad de participantes ascendió de 22 a 77 (74 de Estados Unidos, y los últimos 3 de Canadá). 

La competencia individual quedó en manos del canadiense George Lyon, mientras que la plata quedó para el norteamericano Chandler Egan, y el bronce (curiosamente) fue compartido por los estadounidenses Burt McKinnie y Francis Newton, ya que ambos terminaron la competencia con la misma cantidad de golpes, por lo que ambos fueron reconocidos con la presea de bronce. En la modalidad por equipos (Match Play) la participación fue 100% estadounidense, y el equipo ganador fue el representante de la Western Golf Association (Asociación de Golf del Oeste), mientras que la plata fue para el equipo de la Trans-Mississippi Golf Association (Asociación de Golf Trans-Mississippi), y el bronce quedó en manos de los muchachos de la United States Golf Association (Asociación de Golf de Estados Unidos), siendo éste el ente que en la actualidad regula la actividad del Golf Amateur en Estados Unidos (el Profesional está regido por el PGA Tour).

Después de éstas dos experiencias, inexplicablemente el Golf nunca más volvió a estar en la órbita olímpica, incluso el mismo COI le abrió la puerta a un posible regreso en más de una oportunidad, pero el PGA Tour no quiso saber nada del asunto, hasta Río 2016.

¿Y la Argentina? Bueno, como han leído anteriormente, la Argentina nunca estuvo ni remotamente cerca de contar con jugadores para esas dos primeras ediciones. Pero la buena noticia es que para ésta edición olímpica, tendremos dos representantes de buen pasar en el PGA Tour: los chaqueños Emiliano Grillo y Fabián Gómez. Grillo viene de finalizar 12º en el durísimo Abierto Británico (uno de los cuatro Majors del PGA Tour), mientras que Gómez también viene luchando en el difícil circuito profesional en tierras estadounidenses, pero tiene lo necesario para hacer llegar la pelota a buen puerto, junto con Grillo, en el Campo Olímpico de Golf de la Reserva de Marapendi (Río de Janeiro), a partir del 5 de agosto.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior