fbpx
Deportes AlternativosNoticias

Quidditch: la fantasía que se volvió una realidad del mundo muggle

Inspirado en la saga de Harry Potter, el quidditch traspasó los libros y la pantalla grande para ser jugado por los no magos.

¿Quién no soñó alguna vez con subirse a una escoba voladora y tratar de atrapar la snitch dorada? Nacido de la mente de JK Rowling y popularizado por la saga de películas, el Quidditch es el deporte por excelencia del mundo mágico, hoy llevado a la realidad gracias a los fanáticos o potterheads.

Oficialmente creado en 2005 en Estados Unidos, dos equipos de siete jugadores, montados en escobas (sí, en escobas), juegan en un campo del tamaño aproximado al de una pista de hockey de 60 m. x 44 m. Cada extremo del campo cuenta con tres aros de 1 m., 1,5 m. y 2 m., y el objetivo final es sumar más puntos encestando la quaffle en ellos.

Idéntico a las reglas con las que juegan las cuatro casas de Hogwarts, los cazadores (3), identificados con una cinta blanca, son los encargados de pasarse la quaffle (una pelota de vóley) y anotar puntos, con 10 puntos por cada gol. Cuando un cazador es golpeado por una bludger mientras lleva la quaffle, debe dejarla caer, bajar de su escoba y retroceder a uno de sus aros para volver a la acción.

Los golpeadores (2), con una cinta negra, tienen como fin golpear a los rivales con bludgers (se usan balones de dodgeball o quemados) para neutralizarlos. Existen tres bludgers para que cada equipo tenga, al menos, una disponible para usar.

Artículos Relacionados

El guardián cumple la función de arquero, para evitar que los cazadores anoten un gol.

Por último, el buscador, la posición de Harry Potter en Gryffindor, es el encargado de atrapar la snitch dorada, siendo esta una pelota de tenis dentro de una media o calcetín atada en la retaguardia de un jugador neutral vestido de color amarillo, el cual puede salir del terreno de juego y correr libremente por donde le plazca. Si bien la snitch no está en juego en todo momento, los buscadores pueden salir del campo y esperar a que la misma regrese. Cuando es atrapada por un buscador, el equipo suma 150 puntos.

Siendo un deporte ágil y rápido, aunque sin Nimbus 2000 o Saetas de Fuego, pero con constantes ataques y contraataques, cada partido no tiene un tiempo estimado, sino que duran entre 20 y 50 minutos, mientras que se determina al vencedor cuando la snitch es atrapada. Luego de contabilizan los puntos y quien obtenga más es el ganador. Atrapar la snitch no es sinónimo de victoria inmediata, a diferencia de los libros. En caso de empate, se juega una prórroga de cinco minutos o hasta que se atrape la snitch.

Como una particularidad, en el quidditch existe la regla de “máximo cuatro”, la cual establece que “un equipo puede tener máximo cuatro jugadores del mismo género dentro del campo”, obligando a que haya al menos dos jugadores de un género distinto al mayoritario, fomentando el juego mixto.

Con esta premisa, el quidditch es uno de los deportes pioneros en cuanto a igualdad la comunidad LGTBIQ+. Así, en 2013, la IQA creó una rama llamada “Title 9 ¾”, que promociona la defensa y concientización de la igualdad de género.

A nivel internacional, esta disciplina está regulada por la International Quidditch Association (IQA), mientras que en nuestro país existe la Federación Argentina de Quidditch, creada hace aproximadamente una década.

La primera Copa Mundial se celebró en Oxford, en 2012 y Estados Unidos fue el campeón. Dos años más tarde volvieron a conquistar el título, pero Australia atrapó la snitch y le arrebató el tricampeonato en Frankfurt 2016.

En el mundial de Florencia (Italia) 2018, participaron 29 países y nuevamente Estados Unidos se coronó al vencer 120-70 a Bélgica, después de que el jugador Harry Greenhouse agarrara la snitch a los pocos minutos de salir al campo (en Mundiales agarrar la snitch dorada equivale a 30 puntos).

Y en 2019, en Rosario, se llevó a cabo el certamen más importante para equipos de Latinoamérica, la Copa del Sur, con 13 equipos de seis países: Argentina, Brasil, Perú, México, Chile y Uruguay.

Del lado de nuestro país participaron “Deathly Dragons Rosario Quidditch”, los actuales bicampeones, “Wild Wolves Rosario”; “Dark Phoenix Quidditch” y “Black Birds Quidditch Argentina” de Buenos Aires; “Qymeras Quidditch” de Mar del Plata; y “Vultur Gryphus Quidditch Team” de Córdoba. Sin embargo, el trofeo se lo llevó un conjunto brasileño: Dragoes da Tormenta de Sao Paulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mirá también
Cerrar
Volver al botón superior