fbpx
GeneralesNoticias

Que Maratea no nos confunda

El conflicto por la falta de traslado para los atletas dejó en evidencia un problema que no es nuevo: es de fondo y quienes pagan son los atletas.

Por Romina Miranda

Esta última semana, las redes sociales se convulsionaron luego de que los atletas argentinos salieran en contra del ENARD porque no quería abonarle el vuelo al Sudamericano de Guayaquil. Se pusieron en contacto y Santi Maratea, el influencer, consiguió los 10.5 millones de pesos necesarios para el chárter al torneo en menos de 24 hs.

A partir de ese momento empezaron comunicados, dichos y expresiones de personas del deporte y dirigentes que estaban a favor o en contra de que sea el ENARD quien deba pagar por ese vuelo.

Artículos Relacionados

El criterio para dar las becas es por logros u objetivos. Las federaciones estipulan qué es lo que debe lograrse y luego el ENARD es quien paga. Sin embargo, desde los últimos meses, cada vez se hacen oír más deportistas que reclaman no tener la beca o que los quitaron de la lista de los beneficiados. Y ni que hablar de aquellos que tienen miedo de hablar por miedo a que les quiten el poco apoyo que tienen.

El influencer Santi Maratea consiguió el dinero para el avión que los trasladará al Sudamericano de Guayaquil, pero no resuelve todo enjambre. Hoy son los atletas, ayer fueron las de rítmica y mañana seguramente habrán otros perjudicados.

El ENARD, desde que dejó de financiarse con el dinero de las telefonías celulares, cambió. Disminuyó el número de becados y son varios deportes los que disminuyeron su número de representantes nacionales. La Secretaría de Deportes había pasado a Agencia Nacional y actualmente es Secretaría bajo la órbita del Ministerio de Turismo y Deportes; y hasta estaba en juego el traslado del CeNARD.

El deporte argentino, en los últimos años, está revolucionado, sumado a la situación del país y, en muchos casos, a la falta de sponsors que dificulta que los atletas puedan viajar al exterior a competir o se trasladen para prepararse.

El caso del atletismo dejó evidenciado cómo se echaron culpas entre todos: se suspendió el Sudamericano y se trasladó la localía a Guayaquil. El 13 de mayo, el ENARD había enviado una carta donde expresaba que continuaba con el apoyo. Una semana antes de cuando deberían viajar, le dijeron a los atletas que solo tenían dinero para que vayan quienes tenían posibilidades de medalla, o sea, 15 atletas. Y aquí fue el mayor embrollo, todos se empezaron a echar culpas: la CADA exigiendo que viajen todos, el ENARD diciendo que no tenía dinero y Arrondo que pedía que viajaran todos. Un día después de que se juntó todo el dinero, el ENARD publica los diferentes presupestos que había recibido y la CADA le agradece a Maratea.

Leé sobre: Las dificultades de ser deportista en Argentina

¿Qué se saca de todo esto? Nada, solo son intercambios donde no se propone una solución y no se busca de qué manera evolucione el apoyo a los deportistas. La realidad es que, por ejemplo, si uno de los argentinos no participaba en el Sudamericano perdería la beca por dos años ya que se administra en base a logros.

Además, si los atletas no iban a Guayaquil en muchos casos perdían la posibilidad de clasificar a Tokio 2020 o a los Mundiales que habrá en el 2022.

Entonces, ¿es correcto que se financie solo por logros? ¿Cómo llegarían los deportistas a esos logros sin dinero?

Afortunadamente, en este caso, Santi Maratea saltó al salvataje de los atletas para conseguir los 99 mil dólares alquilar el vuelo charter de ida y vuelta. Y lo consiguió 61 mil dólares más barato, ya que el influencer dijo que desde la aerolínea le expresaron presupuesto que supuestamente había recibido en ENARD era de 160 mil dólares. No solo lo consiguió en menor cantidad de dinero sino que lo hizo al valor del dólar oficial.

Leé sobre: Maratea consiguió el vuelo y el dinero para los atletas

Pero no nos confundamos. El conflicto es político y es de fondo. El deporte argentino no está para que hagamos campañas solidarias. Hay profesionales detrás de él y cada persona que entrena todos los días y compite representando al país es también un profesional en lo que hace. El deporte argentino no puede vivir de Marateas.

Los deportistas hacen rifas, venden camisetas y sortean cosas… todo para pagarse los viajes. Hace falta un plan de fondo que se ocupe de todos los argentinos que representan al país a nivel internacional y no solo en logros. Y ni que hablar del ENARD se encarga solamente de los olímpicos o del espectro olímpico, es decir, muchísimos deportes quedan afuera. Es menester trabajar en un plan que incluya a toda persona que dedica años para la vida deportiva. Unir fuerzas, inteligencias y talentos para sacar adelante al deporte nacional.

Deberá hacerse un plan donde todos los que tienen entendimiento en el deporte de alto rendimiento trabajen en pos de la mejora del deporte y no del retroceso.

Lo de Maratea no debe pasar inadvertido. Es tiempo de generar debates y reflexiones profundas para determinar el rumbo de nuestro deporte nacional.

Foto: Sol D’Amato

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior