fbpx
Historia y CuriosidadesNoticias

Atlanta 96: el atentado que puso al héroe como villano

Los Juegos Olímpicos de 1996 quedaron marcados por un hecho muy oscuro de las olimpiadas. El 27 de julio, un atentado en el Centennial Olympic Park terminó con la vida de dos personas. Sin embargo, un guardia de seguridad evitó que fallecieran decenas de espectadores, por más que lo catalogaron como el villano de esta historia.

Los Juegos Olímpicos estuvieron marcados, en casos específicos, por momentos muy oscuros. El caso más relevante fue la edición realizada en Berlín 1936. Sin embargo, hay otros sucesos que no son tan populares. Uno de ellos es el atentado de Múnich 72, que dejó el saldo de 11 atletas israelitas muertos.

Nuevamente, en estas olimpiadas, hubo un ataque terrorista. Lejos de la logística que se llevó adelante en Múnich 72, una sola persona puso en peligro a miles y miles de espectadores. Eric Robert Rudolph trabajaba como carpintero, pero con ideales muy fuertes: era cristiano fanático, estaba en contra del aborto, la homosexualidad y de los ideales socialistas. Según él, los Juegos Olímpicos empleaban de lleno esos supuestos ideales socialistas y buscaba a toda costa la cancelación del evento, algo que nunca logró.

El 27 de julio de 1996, Rudolph ubicó la bomba en el Centennial Olympic Park, diseñado para ser uno de los centros turísticos de las olimpiadas más visitados. El explosivo estaba dentro de una mochila con clavos, que actuaban como proyectiles, en el exterior para que, una vez detonada, generar más daño. Cerca de la medianoche, el guardia Richard Jewell, avistó al bolso y enseguida se comunicó con los oficiales del Georgia Bureau of Investigation.

Rápidamente comenzó el desalojo el lugar. Jewell se encargó de llevar adelante todo el operativo para que miles y miles de personas empiecen a irse del Centennial Olympic Park. Sin embargo, no lograron a evacuar a todas las personas y la bomba detonó. Gracias al guardia de seguridad, tan solo murieron dos personas: Alice Hawthorne, una mujer de 44 años de Georgia, porque un clavo le penetró el cráneo y un camarógrafo turco de 38 años, cuando se dirigía a cubrir el suceso. Además, más de 100 personas resultaron heridas.

Artículos Relacionados

El presidente estadounidense de ese momento, Bill Clinton, condenó públicamente al atentado como un “acto malvado de terror” y prometió hacer todo lo posible para encontrar a los culpables. En paralelo, Jewell era públicamente conocido como un héroe por evitar que murieran muchas más personas y los organizadores de los Juegos Olímpicos decidieron que el evento debía continuar.

Por el contrario, la imagen de Jewell cambió rápidamente. Gracias a que el FBI tenía al guardia como un posible sospechoso, los medios de comunicación, a partir de una retorcida teoría, difamaron Richard. Según ellos, él era un hombre de 33 años completamente solitario, que necesitaba el afecto de la gente. Por eso, plató la bomba en Centennial Olympic Park. Llamó a la policía y él se convirtió en el héroe, mientras era el villano. No conforme, con el correr de los días, salió a la luz una nueva teoría: Jewell quería lastimar a la policía y no a los civiles que estaban en el parque. Por eso, llamó a los oficiales de Georgia Bureau of Investigation para lastimarlos a ellos. Sin embargo, un pésimo manejo de la situación (llegaron casi 10 minutos después de que el guardia se comunicara) provocó que la bomba explotara antes de que se evacue todo el lugar.

Obviamente, todo esto quedó en la nada misma. Jewell no era el culpable y no plantó la bomba. Él sí fue un héroe que salvó la vida de centenares de personas. El que sí realizó todo el acto fue Eric Robert Rudolph. Igualmente, la policía tardó en arrestarlo. Luego de que Rudolph colocara dos bombas en clínicas del aborto y en un bar lésbico, además de que el “modus operandi” era similar al de los Juegos de Atlanta, se confirmó en 1997 que él había sido el responsable del ataque. Sin embargo, recién en el 2005, después aceptar la codena de 4 cadenas perpetuas, y de integrar la lista de los 10 terroristas más buscados por el FBI, Eric termina encarcelado.

Eric Rober Rudolph, uno de los 10 terorristas más buscados por el FBI a partir de 1998

Por su parte, Jewell realizó juicios a los distintos medios que lo trataron como una persona inestable y con un currículum bastante peculiar. Es más, demandó al New York Post por 15 millones de dólares. Algo similar hizo con la cadena Cox y CNN. Por último, en el 2020, se realizó la segunda temporada de Manhunt (denominada Manhunt: Deadly Games) está basada en el atentado de Atlanta 96.

Fotos: Infobae y La Capitana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior