fbpx
Deportes AlternativosNoticias

Slackline: donde reina el equilibrio

El slackline es un deporte alternativo donde se utiliza una cinta de nylon o poliéster. En este lo principal es mantener el equilibrio y la concentración.

Una cinta sujeta en las dos puntas, mayormente a un árbol, es el principal escenario para practicar este deporte. Ya no es extraño ver a los jóvenes practicarlo en las plazas más concurridas de Argentina. ¿Deporte alternativo? o ¿Deporte extremo? Es polémico como tal como existe con el parkour.

Libertad, equilibrio y concentración sería los tres factores más importantes del desarrollo del slackline. Si querés iniciarte en esta disciplina necesitás una cuerda que esté bien tensa y a poca altura, el calzado es optativo y mucha concentración. Se debe realizar solo, sin apoyarse en nadie, para encontrar el equilibrio propio. No está mal caerse porque en la práctica se irá perfeccionando la técnica.

Una versión indica que el slackline nació a principios de 1983 por medio de Adán Grosowsky y Jeff Ellingron, una pareja de escaladores de California ya que comenzaron su práctica con cadenas y cables cercanos a los estacionamientos. Todo nació como una forma de entretenimiento hasta que comenzaron la utilización de sus equipos propios de escalada.

Artículos Relacionados

La historia señala que Adam Grosowsky en 1979, con apenas 16 años, quedó perplejo por una foto del circo de 1890 donde equilibristas hacían equilibrios con un solo brazo sobre un alambre. Luego de ello, en la escuela estatal de Washington, conoció a Jeff Ellington y Brooke Sandahl que perfeccionaron la técnica sobre cintas de escalada de 2.5 cm. Aunque quien la popularizó fue Pat Ament, que la introdujo en el Campo 4 de Yosemite, la primera fue una de 12 metros que caminó entre dos árboles.

Modalidades de slackline

El trickline es la más popular. Aquí se utiliza una cinta de 5 cm. de ancho, la línea se coloca a 1.20 mts. del suelo y una extensión de 15 a 20 metros. En el yoga slackline, los deportistas hacen posturas de yoga encima de la cinta. En longline, la cinta es de 2.5 cm. de ancho y a partir de 30 metros de longitud. Debido a lo extenso de la cuerda, hay mayor balanceo por lo que la concentración es mucho más importante. La cuarta modalidad es highline, como bien dice la palabra en inglés, línea alta. Está a una altura de 20 metros por lo que el material de seguridad es esencial: arnés y correa para la sujeción.

En waterline, se camina a través de una cinta encima del agua y se puede optar entre 2.5 o 5 cm. de ancho de acuerdo al objetivo de la práctica. Rodeoline se trata de una de las más difíciles ya que la cinta está poco tensa por lo que tiene forma de U.


Como no hay un criterio unificado, la duración puede ser diversa en cuanto al método de puntuación. Cuando se realizaron las competiciones en Japón comenzó a valorarse los combos largos y cuanto más difíciles los trucos mejor era. Sin embargo, hay otro estilo donde se le da mayor valoración a los combos cortos pero que tengan extrema dificultad. Lo más importante son los combos y realizar trucos sin parar.

Consejos para empezar a entrenarlo

  • Mantener la mirada en un punto fijo al final de la cinta.
  • Levantar los brazos y utilizarlos para el equilibrio.
  • Respirar de forma pausada.
  • Al caminar, flexionar las rodillas y hacerlos de un paso por vez para descompensar el peso.
  • Empezar por el extremo de la cinta porque en el centro tendrá menos estabilidad.

Es un deporte versátil y que no daña el medioambiente. Se puede realizar en cualquier sitio: el patio de tu casa, pileta, playa o en montañas. Podés optar por cintas cortas o más largas. Y lo principal, los equipos son livianos, de fácil transporte y manejo. Lo único que falta es que te animes.

Fotos: Wikimedia Commons

Romina Miranda

Licenciada en Ciencias de la Comunicación, Periodista y Docente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mirá también
Cerrar
Volver al botón superior