fbpx
Deportes Adaptados

Cómo el deporte le cambió la vida a Jazmín Sallis

Jazmín Sallis, integrante de Las Lobas (selección femenina de básquet en silla de ruedas), contó su historia y aseguró que hasta su accidente su vida estaba muy alejada del deporte. Hoy sueña con ser campeona mundial. Conocela.

Por Joaquín Finat 
(@joacofinat)

“Cuando iba al colegio odiaba ir a educación física. Buscaba cualquier excusa para faltar y las profesoras apenas me conocían la cara”. La dueña de esta frase es Jazmín Sallis, una de las 12 jugadoras que representarán a la Argentina en el Mundial de básquet sobre silla de ruedas que se desarrollará en Hamburgo, Alemania.

Jazmín Sallis iba al colegio y esperaba el fin de semana para juntarse con sus amigos e ir a bailar. “No quería saber nada con el deporte, no me gustaba ninguna disciplina”, confiesa a la distancia. Sin embargo, un episodio cambió su vida. A los 14 años, una bala perdida se alojó en su columna vertebral y su vida no volvió a ser la misma. Porque tuvo que aprender a convivir con la silla de ruedas. Porque, a la fuerza, se amigó con la actividad física.

Artículos Relacionados

“Hay dos opciones: rehabilitación o deporte”, le dijeron a la platense Sallis. Una encrucijada. “Lo primero que pensé cuando me dijeron que no iba a volver a caminar era que quería ser independiente. Para mover la silla precisaba tener fuerza en mis brazos”, relata. Así, probó con el remo y también con el handball, pero no lograron enamorarla. Hasta que una tarde surgió la posibilidad de jugar al básquet en ADIAR (Asociación de Discapacidad Argentina) de Ensenada. Y gustó.

“Nunca había jugado al básquet pero me enganché rápidamente. Al principio me costó, pero lo tomé como un desafío y fui creciendo, mejorando. Hoy el básquet es todo. Le dedico mi vida entera y hago muchos sacrificios por jugarlo”, indica Sallis, que dejó La Plata, con sus amigos y familiares, para instalarse en Buenos Aires. “Fue una decisión difícil, pero es lo que debía hacer para darle con todo. No cualquiera puede decir que va a jugar un Mundial y representar a su país”, avisa.

Su esfuerzo tuvo premio. En marzo de 2017 fue capitana y campeona en el Panamericano Juvenil de San Pablo 2017 en la modalidad 3×3. Enseguida llegó la convocatoria a Las Lobas, la Selección Mayor, con el que obtuvo la medalla plateada en el Sudamericano 2017 y el cuarto puesto en la Copa América del mismo año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior