Generales 

¿Es posible una flexibilización para el alto rendimiento?

A raíz de las declaraciones de Delfina Pignatiello, surge un interrogante pensando en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Quienes ya clasificaron, ¿deben comenzar a entrenar o es posible aletargar esta situación aún en detrimento de los probables resultados?

Por Micaela Piserchia
(@micapiserchia)

Ya van más de dos meses de cuarentena y aunque si bien se logró aplanar la curva a fines de preparar a las instituciones de salud para recibir la mayor ola de personas infectadas de coronavirus, en Argentina el contagio crece día a día aún sin haber llegado al invierno (casi 400 decesos al día de hoy).

En materia deportiva, volvió el fútbol de Alemania pero los Juegos Olímpicos finalmente se pospusieron para julio de 2021, lo que de todas maneras implica una cuenta regresiva para todas aquellas personas que ya tienen la clasificación en sus manos.

LEÉ: LOS CLASIFICADOS ARGENTINOS PARA TOKIO

El contexto parecía ser favorable en muchas de las provincias, de hecho en Corrientes, Jujuy, Catamarca y Salta ya volvió el tenis. Asimismo, ya comenzaron a presentarse distintos protocolos desde clubes y federaciones hacia entidades gubernamentales con el objetivo de, gradualmente, flexibilizar la práctica deportiva junto con la restitución de “la normalidad”.

Ahora… ¿Se está manejando bien la situación con respecto a quienes ya tienen su pasaje a Tokio y no pueden entrenar de la mejor forma? Es decir, en el resto de los países que no se vieron afectados por el coronavirus están afrontando una planificación y entrenamiento casi normal y en Argentina esto no es así.

Desde hace meses las y los deportistas están en sus casas adaptando y optimizando sus entrenamientos para no perder ritmo. Esto puede durar dos, tres meses más, ¿pero hasta cuándo se puede sostener esta situación? Delfina Pignatiello, una de las promesas de la natación y triple medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Lima habló al respecto en el podcast “Hola qué tal cómo estás” y admitió que estaba entrenando para ganar medalla, aunque ahora ya no lo sabe… Y es seguro que esta situación se replica en otrxs deportistas.

Lo que me lleva a pensar en que quizá sería posible una flexibilización extraordinaria o creación de protocolo extraordinario de alto rendimiento para aquellas/os que ya lograron su plaza olímpica y necesitan volver a entrenar cuanto antes para llegar de la mejor forma a la cita ecuménica.

El carácter de extraordinario -se entiende- radica en el hecho de que para muchas y muchos los Juegos Olímpicos son únicos y no existen tantas posibilidades en su vida de 1) poder disputarlo 2) poder pelear por una medalla. Muy diferente es de las competencias de liga (nacional e internacional) y ni que hablar de las recreativas o de iniciación.

Por ende, ¿es muy alocado pensar en un aislamiento en el CeNARD o en otro tipo de instalación con testeos previos? Incluso el traslado a provincias en donde no haya contagios o sean muy bajos… Ante estas situaciones de posible disparidad, no sólo se tira por la borda un proceso de planificación sino también, es un esfuerzo anímico que se debe llevar a cabo para sobrellevar esta circunstancia con la mayor aceptación de la realidad posible.

Desde la Secretaría de Deportes nos aseguraron que ya se está trabajando en un protocolo para el alto rendimiento y también para otras actividades coordinado con las federaciones, aunque la decisión final la deben tomar los gobiernos provinciales. Excepto el AMBA, que aún está en la fase 3 de la cuarentena.

Quizás algunxs tengan más facilidad y a otrxs les costará más. Pero lo que no se pone en tela de juicio es que estos meses perdidos afectarán de forma directa porque a toda la incertidumbre se le suma a que, por ejemplo en Córdoba, la cuarentena volvió a ser estricta a raíz del ascenso de los casos.

La salud es prioridad, por lo que habrá que prestar suma atención a la evolución de contagios durante los próximos días. Matías Lammens (Ministro de Turismo y Deportes) señaló que ve lejana la reanudación del deporte, aunque si ya comenzaron a rodar los protocolos para reactivarlo, pensar en el alto rendimiento y su futuro en los Juegos Olímpicos no es una mala opción. ¿No?

Foto: Martín Waichman para AAD

Leave a Comment