fbpx
HandballSlider

Manu Crivelli: el mago sin techo

Dejó su Ferro querido para continuar creciendo en la Proligue 2 francesa. Un central ágil, intenso y con mucho futuro en los Gladiadores.
Por Romina Miranda

Hasta no hace mucho tiempo si se decía Crivelli era sinónimo de la Garra por Victoria. Sin embargo, en los último años, Manuel, su hermano, se ganó su lugar en las páginas doradas del handball argentino.

Toda una vida en Ferro lo vio desempeñarse en el 40×20 y ser campeón para partir en el Viejo Continente. Del playón a ser profesional, un sueño que no muchos pueden cumplir. Y vaya si no hay similitudes entre el club que lo vio nacer y Cavigal Nice, que es un club familiar. Manu, tenía contrato hasta mitad del 2020 y extendió por dos temporadas más.

Allá por el 2002, Manu iba a la colonia de Ferro y comenzó la captación del club. Su hermana ya entrenaba y a pesar de que al principio no le gustaba, el apoyo de su familia fue importante para que Crivelli continúe en el handball y no en el fútbol, que es lo que más le gusta.

A pesar de no tener una gran estatura (178 cm) para lo que habitualmente se presencia en el handball, el argentino cambió en gran manera su físico, potenciándolo, no en los últimos tiempos sino desde hace algunos años con el objetivo pleno de fortalecer su presencia en la cancha y en los Gladiadores. Además continúa trabajando en Francia ya que el juego es más veloz.

La llegada de Manolo Cadenas como entrenador de la Selección Argentina le dio un lugar entre los elegidos para representar al país en el exterior. Pensar que unos meses antes ni siquiera estaba en su imaginario… Mundial de Alemania/Dinamarca, Maringá y el Cuatro Naciones son algunos de los torneos de selección que disputó en los últimos dos años.

El central es de los que cuando la defensa está muy cerrada, a fuerza de fintas e intensidad llega al arco contrario descolocando a toda la defensa rival. Además, presenta la variante de sorprender con lanzamiento desde 9 metros. Si se debiera elegir una palabra para definirlo en cuanto al juego es: valentía porque no importa qué diferencia de físico-

Manu Crivelli fue la sorpresa para muchos en el Mundial del 2019 cuando en el último partido del torneo fue elegido MVP en la victoria 30-28 frente a Serbia. La realidad es que el Mago trabaja desde pequeño por mejorar y, afortunadamente, poco a poco cumple sus objetivos deportivos y personales.

Además, el central de Cavigal Nice nunca se olvida del club de sus amores, y cuando regresa para Argentina, una de las primeras cosas que realiza es ir a la institución de Caballito del cual su abuelo lo hizo socio desde que nació.

Así como Manu es sinónimo de básquet, en el handball es equivalente a Gladiador. Crivelli cumplió su sueño de estar en la Selección Argentina, por eso siempre hay que ir para el frente y trabajar en pos del proyecto.

Fotos Peri Soler

Deja un comentario

Volver al botón superior