fbpx
PesasSlider

Humberto Selvetti: el argentino más fuerte de todos

Nacido en 1932, en Colón, provincia de Buenos Aires, Humberto Selvetti fue uno de los deportistas argentinos más importantes de la historia. Desde los 14 años comenzó a levantar pesas y, a los 19, ya tenía el récord mundial de fuerza al levantar 157,5 kilos.
Por Agustín Vergari

La delegación olímpica argentina venía en crecimiento. En los Juegos de Londres 1948, 242 deportistas viajaron a tierras británicas y obtuvieron 7 medallas. Para 1952, el cupo de argentinos disminuyó notoriamente (123 atletas); sin embargo, el resultado no fue para nada negativo: 5 preseas. Una de ellas la obtuvo Selvetti.

El Gordo, como lo apodaban sus amigos, llegó a Helsinki como un desconocido en el mundo del levantamiento de pesas. No tenía medallas, ni participación oficial en campeonatos del mundo y, además, era el levantador más joven de toda la prueba (con 20 años). El único pergamino que poseía hasta ese momento fue conseguir, en febrero de ese año, el récord sudamericano al levantar 402,5 kilos.

Sin embargo, en el primer movimiento sorprendió a todos: luego de dos intentos fallidos, el argentino logró levantar 150 kilos de arranque para ubicarse, temporalmente, en el primer lugar. En el segundo movimiento (el de dos tiempos), Selvetti fue el quinto mejor al levantar 120 kilos. De esta manera quedó relegado en el tercer puesto. En el último movimiento (el de fuerza), pudo levantar 160 kilos y se aseguró la medalla de bronce: la primera medalla argentina en la halterofilia.

Artículos Relacionados
Foto: El Gráfico


Luego de Helsinki, El Gordo ganó una gran popularidad. Empezó a entrenar con Alfredo Pianta y participó del mundial de Estocolmo, Suecia, y fue, nuevamente, tercero. En los Juegos Panamericanos de 1955, en México, consiguió la medalla de plata y se posicionaba como uno de los grandes candidatos al oro en Melbourne 1956. Aunque la situación política argentina no se lo permitió. Luego de que la Revolución Libertadora derrocara al gobierno de Juan Domingo Perón, comenzó un proceso de desperonización: todo lo impulsado por el peronismo dio marcha atrás y el deporte fue uno de los grandes perjudicados.

Para Melbourne, Argentina presentó tan solo 28 atletas, la menor cantidad de deportistas en una cita olímpica de la historia del país. Selvetti fue uno de esos 28, pero viajó solo, ni siquiera estuvo su entrenador. Solitario en tierras australianas, el argentino tuvo una batalla titánica contra Paul Anderson. El estadounidense no llegó de la mejor manera a la cita porque tenía muchísima fiebre y participó gracias a la gran cantidad de medicamentos que le dieron.

En la prueba de arranque Selvetti sorprendió a todos al levantar 170 kilos, 7.5 más que Anderson. El asombro se mantuvo porque en la prueba de dos tiempos, el argentino y el estadounidense levantaron 145 kilos. Para la prueba de fuerza el argentino levantó 180 kilos. Esto obligó a su rival a obtener 187,5 kilos y lo logró en su tercer intento. Selvetti y Anderson empataron en 500 kilos. Para desempatar debían ver quién de ellos pesaba menos: el estadounidense era 4 kilos más liviano y, por eso, se llevó la presea dorada.

La medalla de plata de Selvetti en Melbourne


Después de participar en esos Juegos, conseguir la medalla de plata en el Mundial de Teherán, Irán, y en los Juegos Panamericanos de 1959 en Chicago, se dedicó al espectáculo. Actuó un tiempo con Pepe Biondi y filmó dos películas con Pepito Marrone. Pasó por los canales de televisión como el argentino más fuerte de todos para levantar autos y, también, se dio el lujo de llevar adelante su otra pasión: el tango. Luego de cantar en algunos bares, volvió a competir en los Juegos Olímpicos de 1964, en Tokio, pero su nivel ya no era el mismo: se quedó con el puesto 17 a 127,5 kilos de Leonid Zhabotinsky.

Foto: Wikimedia Commons

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior