fbpx
DeportesNataciónSoy deporte

¿Cómo puedo superar mi miedo al agua?

Cómo perder miedo al agua

La hidrofobia es un miedo extremadamente común, acá un par de consejos para ayudarte a superar el miedo al agua.

Es fundamental primero entender que no existe una táctica que cure de espanto a todas las personas, en parte porque foguearse es un proceso, y en parte porque no a todos les sirven las mismas prácticas.

5 pasos para superar el miedo al agua en natación

1º Paso: comenzar

Lo más importante es empezar a tener contacto con el agua, preferentemente en algún club o pileta donde se puedan tomar clases de a grupos y con un profesor. Este último ayudará a generar la sensación de seguridad que se requiere para poder dar nuevos pasos en el aprendizaje, y el conjunto de colegas siempre viene bien para que la actividad se vuelva más amena.

De cualquier manera, cuidado con las clases masivas, un profesor tiene límites y no podrá prestar la misma atención si debe encargarse de muchos nadadores a la vez.

Artículos Relacionados

2º Paso: despacio

De a poco. No hay ningún apuro de cara a terminar con una fobia, el objetivo no es volverse un deportista de alto rendimiento y muchas veces la ansiedad puede ser contraproducente.

Si bien es una gran idea incrementar paulatinamente la cantidad de clases a la vez que la duración o exigencia de las mismas (digamos, primero sumergirse por completo, luego arrancar a nadar), debés tener precaución con no sobrepasarte.

3º Paso: comodidad

Un poco de la mano con el primero, pero en un ámbito más personal. Cada uno tiene diferentes mañas y necesidades a la hora de calmarse, y no tenés por qué sentir vergüenza de utilizar equipamiento diferente o de no seguir el ritmo de tus compañeros.

A veces las sungas o las antiparras de competencia pueden ser incómodas, debido a que su diseño está pensado para un fin diferente al que buscás.

Es mandatorio entonces encontrar la combinación que te permita moverte en el agua sin sentirte presionado o limitado, puesto a que esto ayudará a facilitar el resto de pasos.

4º Paso: tranquilidad

Los nervios son lo más común del mundo, mucho más si se trata de afrontar un temor. De la misma forma en la que es imposible aprender a nadar con una sola clase, es irrisorio pensar que las fobias desaparecen con un par de trucos; sin embargo, existen maneras de reducir al mínimo estos pensamientos dañinos.

Cada uno tiene sus formas, aunque los ejercicios de respiración y activación previos al entrenamiento son universales. Entrar de golpe y porrazo al agua, además de generar más chances de una posible lesión, puede hacer que te desesperes de sobremanera.

5º Paso: disfrutar

La natación es una actividad que, una vez aprendida, es beneficiosa para múltiples áreas del cuerpo. Además de entrenar la respiración y los músculos sin un fuerte impacto en las articulaciones, puede tener un gran uso como lugar de relajación o diversión, si así se quiere.

Seguir leyendo:

Natación: ¿Cómo cuidar tus accesorios?

Cómo cuidar el pelo del cloro de la pileta

¡Tu opinión nos interesa!

En AAD queremos saber qué contenidos te gustan, cuáles no tanto y qué otras temáticas te gustaría ver en nuestro medio.

Completá esta encuesta en menos de 5 minutos. Nos ayudás un montón

¡Gracias!

Un Comentario.

  1. Unquestionably believe that which you stated. Your favorite justification appeared to be on the internet the simplest thing to be aware of.
    I say to you, I certainly get annoyed while people think about worries that they plainly don’t
    know about. You managed to hit the nail upon the top and also
    defined out the whole thing without having side effect , people
    can take a signal. Will likely be back to get more. Thanks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior