fbpx
NataciónSlider

«Mi sueño es poder vivir de la natación»

Santiago Grassi que vive en Estados Unidos relató cómo se adaptó, lo qué extraña de Argentina y lo qué espera para su futuro. «Tuve una familia americana que me ayudó a no sentirme solo», confesó.

Por: Ángeles Vidal

El nadador tuvo un gran auge al ganar la medalla plateada en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 en 100 mts. mariposa y participar en Río 2016. Se fue a vivir a Estados Unidos, mediante una beca estudió en la Universidad de Auburn. En 2020 llegó a la liga profesional Internacional Swimming League y mientras tanto se prepara para los próximos Juegos Olímpicos.

En 2016 Santiago subió a un avión y dio un giro rotundo en su vida con el firme sueño de «poder vivir de la natación». Grassi contó las principales diferencias en cuanto a entrenamientos y destacó la forma de trabajo en equipo estadounidense. «Hay un equipo muy grande en las universidades, de sesenta nadadores que entrenan todos juntos, con el mismo calendario, para competir en las mismas competencias como equipo». Y agregó: « Eso es lo más importante que descubrí en Estados Unidos ». En comparación el nadador aclaró que en Argentina también hay equipo pero cada uno con objetivos distintos. «Tal vez en Argentina hay dos o tres nadadores de nivel nacional, algunos lo hacen para federarse, algunos por hobby hasta terminar la secundaria», ejemplificó. Además Grassi aseguró que tener un equipo grande en el que todos los nadadores compiten por lo mismo es muy bueno.

Artículos Relacionados

También en lo individual, Santiago también tuvo cambios en sus entrenamientos desde su etapa de estudiante a la actual. «Los primeros cuatros años estuve con el equipo universitario y ahora estoy con el profesional. Entonces fui especializándome más y más en velocidad. Al principio los primeros dos años fueron de distancia o media distancia y los últimos dos años de velocidad».

Santiago Grassi se adaptó rápido a Auburn: «en ningún momento pensé que este no era un lugar para mí, me encantó todo desde el primer día que llegué». «Es una cultura diferente, no es solamente la americana porque hay nadadores y estudiantes de todo el mundo». También mencionó que le llamó la atención el lenguaje, lo rápido que le hablaban y cómo se acostumbró a escucharlos en su momento. Y señaló que en Argentina se acostumbra más juntarse a comer y a celebrar mientras que en Estados Unidos es más frío.

Pero lo que más lo sorprendió fue:  «Lo bien que me trataron desde el primer día siendo simplemente una persona que venía de otra parte del mundo a mi me trataron como familia. Eso realmente me abrió los ojos y me dio a entender lo importante que es aceptar, ayudar y acompañar a personas que están haciendo un cambio muy grande», confesó. Aseguró que ésta fue una de las razones por las que le resultó fácil la adaptación. «Tuve una familia americana, mi equipo, que me ayudó a no sentirme solo y siempre estuvieron muy atentos», afirmó el nadador.

Pero en Argentina dejó a su familia y amigos a quienes «extraño muchísimo y más ahora que no los veo desde la navidad de 2019». «En cosas no personales extraño mucho la comida, el asado. También ir a pescar, cada vez que viajo a Argentina vamos con mi papá y mis hermanos, eso realmente lo extraño muchísimo», añadió Santiago.

 Como las tecnologías ayudan a acortar las distancias, Grassi se considera afortunado de haberse ido a estudiar al exterior cuando existe la posibilidad de realizar videollamadas, «llamar y escuchar sus voces ayuda muchísimo», explicó. «Obviamente esa sensación de querer ver a mi mamá, a mi familia o ir a comer con ellos el fin de semana, es dura porque esa posibilidad no existe», enfatizó.

El nadador aclaró que psicológicamente piensa que va a llegar el momento de visitarlos y saludarlos, «espero ese momento siempre», dijo. Aunque para él su futuro está en Estados Unidos: «No creo que vuelva a Argentina a vivir. Ahora mismo estoy terminando mi residencia estadounidense o sea que voy a estar viviendo como residente. Probablemente voy a aplicar para la ciudadanía. Por la estabilidad económica, social y otras cosas que hacen que llegue a esta decisión. Pero si voy a estar en contacto, yendo a visitar y a pasar las fiestas», razonó.

En 2020 Santiago Grassi terminó su carrera de Marketing y Gestión de Información de sistemas. «Ahora que me gradué tuve un momento de pensar y de ver a dónde quiero ir. De qué es lo que se viene próximamente, tengo proyectos personales. Pero en lo laboral conseguir un trabajo de 8 horas no es algo que busco», expresó.

Además contó que laboralmente no ha aplicado para ningún trabajo, que comenzó con proyectos personales y que para ganar experiencia trabaja en la parte de marketing del negocio de su padre. Por el contrario afirmó que: «Esta en mis sueños lograr una estabilidad económica que me permita nadar tantos años yo pueda disfrutar y querer hacerlo». «Mi sueño es poder vivir de la natación, amo este deporte no lo hago por el dinero, pero hoy en día siendo un adulto y viviendo solo y realmente viviendo de la natación no es tan fácil», explicó y agregó: «Es algo que disfruto y espero poder hacerlo durante muchos años más. Por el momento voy a ir por cuatro años más y después veré en qué situación me encuentro»

Uno de los factores que beneficiaron a Santiago Grassi para lograr su objetivo fue la participación en la primera liga profesional de natación, la  International Swimming League donde integró el equipo de LA Current. «Fue muy bueno para mí. Me dio la posibilidad de poder compartir un evento y seis semanas con los mejores nadadores del mundo, aprendiendo y entrenando con ellos. No creo haber tenido otra experiencia de tal nivel en mi vida», recordó. También mencionó que le permitió seguir nadando sin la necesidad de buscar un trabajo y que la ISL creó la posibilidad de que los nadadores puedan vivir de manera profesional de esta disciplina.

Mientras tanto en el futuro inmediatode Santiago Grassi está Tokio 2020 y el nadador que obtuvo su clasificación en Lima 2019 detalló su preparación. «Hago diez sesiones de agua por semana y tres de gimnasio. Tengo un mental coach, estoy haciendo yoga y meditación con el tiempo libre que tengo ahora que no tengo que estudiar ni hacer trabajos para la universidad», relató. Por el momento ha competido poco debido a que en los torneos sólo permiten competir a estadounidenses en tanto los internacionales deberán esperar a marzo.

«Así que estoy esperando ese momento. Después va a estar el Sudamericano en Argentina y  simplemente entrenar y competir acá en Estados Unidos hasta los Juegos Olímpicos», aclaró. Por otro lado, Santiago sostuvo que el 2020 fue un año distinto por lo que los Juegos Olímpicos van a ser diferentes. «Quiero lograr algo muy bueno pero en simples palabras quiero ser mi mejor versión en los Juegos Olímpicos, que me vaya de la mejor manera y poder disfrutarlo», cerró Santigo Grassi.

Fotos y video: Gentileza Santiago Grassi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior