fbpx
BásquetDeportes

El Alma le ganó a Rusia y se acercó a Tokio

El Alma tuvo un flojo último cuarto, pero venció a su par europeo por 69-61. Facundo Campazzo fue vital en el triunfo nacional. El viernes seguirá la historia, ante Venezuela.

Se esperaba que Argentina tenga que batallar para ganarle a Rusia y así fue. En su último partido en Wuhan, El Alma supo hacer mejor las cosas a lo largo de los 40 minutos y se impuso por 69-61 para obtener en el primer lugar del Grupo B, con tres triunfos en idéntica cantidad de presentaciones.

El equipo de Sergio Hernández hizo una buena labor defensiva desde el arranque, negándole a Rusia la chance de aprovechar su poderío físico y limitándolo a lanzamientos largos, que no encontraron el destino deseado.

Sin embargo, también le costó entrar en ritmo en ataque. Apenas unos destellos de Garino (ocho unidades, cinco rebotes y tres robos) y Delía (13) permitieron las anotaciones nacionales. A partir de estos errores, Rusia tuvo la chance de correr la cancha y golpear de contraataque para sacar una ventaja máxima de ocho puntos. Sobre el final, Campazzo (21 puntos, siete asistencias y seis rebotes) clavó un bombazo para achicar el margen a cinco (17-12).

Artículos Relacionados

Ese triple del ex Peñarol de Mar del Plata hizo reaccionar al Alma. El base robó la primera pelota del cuarto para un doble de Scola (13 tantos y nueve rebotes) y en la siguiente el eterno capitán clavó el bombazo que permitió la igualdad. Desde entonces, Argentina tomó la confianza necesaria para acomodar el rumbo ofensivo, lo que le permitió enhebrar una racha de 18-0, de la mano del cuarteto Campazzo-Laprovíttola-Deck-Scola. A falta de cinco minutos, Hernández le dio un descanso al perimetral, lo que bajó la intensidad nacional y le permitió a Rusia acabar con su sequía (39-33).

Lo mejor de Argentina se vio a la vuelta de los vestuarios. El regreso de Campazzo al campo despertó al equipo nacional, que volvió a ser una muralla en defensa y que sólo le permitió siete puntos a su rival. En el otro costado, el base volvió a liderar las acciones, pero el equipo de Hernández también halló puntos a través de sus postes, Scola y Delía (13). De esta manera, logró un parcial de 14-7 que le permitió ir a la última decena de minutos con un favorable 53-40.

Pero, cuando todo parecía indicar que El Alma iba a poder manejar los tiempos para cerrar un gran triunfo, se peleó con el aro. Rusia presionó, molestó y se acercó notablemente, aunque también cometió varias faltas, las cuales Argentina supo aprovechar (10-14 en tiros libres durante el último cuarto) para mantenerse al frente.

A falta de un minuto, Sopin superó la defensa nacional y acercó al elenco europeo a dos (63-61). Pero ahí fue cuando apareció Campazzo, otra vez. Primero, rompió por el eje para sacar una flotadora que alejó al equipo a cuatro. Luego le robó una pelota a Sopin en la salida de costado, que forzó la falta de Fridzon y lo envió a la línea, donde acertó sus dos intentos para escaparse a seis. Sobre el final, Zubkov intentó arrimarse con un triple, pero falló y Campazzo se conectó con Garino para la volcada que sentenció el 69-61.

El triunfo nacional es de vital importancia. De esta manera, accede al Grupo I con puntaje perfecto y arrastrando una victoria, ya pensando en lo que podría ser la clasificación a cuartos de finales. Este viernes enfrentará a Venezuela (9hs) en el primer partido de la nueva zona, el cual será importante ya que si lo gana, se acercaría a la clasificación olímpica.

Luego, el domingo, chocará con Polonia (9hs), líder del Grupo A que superó a la Vinotinto y que llega a la etapa con la misma marca que El Alma.

Foto: Confederación Argentina de Básquetbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior