fbpx
Noticias

A tres años de una gesta histórica

Argentina tocó el cielo con las manos en Colombia al consagrarse campeón mundial en 2016.

Haces tres años que catorce jugadores se pusieron como meta terminar en lo más alto, y lo lograron. Hace tres años, un cuerpo técnico liderado por Diego Giustozzi los acompañó para hacer ese sueño realidad. Hace tres años, un deporte puso en vilo a todo un país. Hace tres años, se hablaba de los hermanos Vaporaki y de las atajadas de Sarmiento. Hace tres años, el Futsal dejó de llamarse “papi fútbol” para pasar a ser el “deporte campeón del mundo”. Hace tres años, Argentina salió campeón del mundo en Colombia por primera vez en su historia.

No fue fácil el camino para el seleccionado argentino en fase de grupos, donde tuvieron que sufrir y mucho para pasar a sus rivales. Sobre todo, porque querían evitar cruzarse con España y Brasil, los únicos que pudieron levantar la copa… hasta ese año.

Llegaron a Colombia para ser el equipo a vencer y no un equipo más al que se le podía llenar la canasta de goles. Desde la llegada de Diego Giustozzi emparejaron más que nunca la historia con Brasil, a quien tenemos tan cerca en el mapa, pero con el que había miles de kilómetros de distancia en cuanto a infraestructura en el futsal. Achicaron la brecha no solo en los resultados del historial, sino que le sumaron títulos a un deporte amateur que desde el 2014 vive otra realidad.

Artículos Relacionados

El ciclo de Diego Giustozzi fue como una Olimpiada, pero en vez de que los Juegos se celebren en el cuarto año, fueron en el medio. Durante su gestión al frente de la selección de futsal, Argentina voló bien alto. Repitiendo nombres que luego se consagrarían en el Mundial, llegaron a la final de los Juegos ODESUR donde cayeron con Brasil. Pero se tomaron revancha muy rápido y por duplicado, coronándose campeones de la Copa de las Naciones en tierras brasileñas y de la Continental Cup en Kuwait, ambas con victorias contra Brasil en la final y semifinal respectivamente. Al año siguiente fueron vencedores de la Copa América tras ganarle la final a Paraguay y festejar luego de doce años. Llegaron a las Eliminatorias del 2016 como campeones de América y, tras pasar la semifinal por penales, se metieron en el Mundial.

Con todo ese trayecto recorrido, donde jugaron un futsal impecable y formaron un grupo formidable, es difícil que Argentina no sea uno de los candidatos a ganar el Mundial. Pero la brecha con Europa y Brasil siempre fue muy grande, y en un solo torneo le demostraron al mundo que ya no era así, que nuestro país podía medirse con los gigantes y ganar.

Uno de los goles más importantes lo anotó Alamiro Vaporaki, y fue en el debut contra Kazajistán en la victoria 1 a 0. Sin esos puntos, quizás la historia hubiese sido otra. Pero la victoria le valió para no cruzarse con España y Brasil al menos hasta la final. Y paso a paso parecía que llegar al último partido y jugar en el último día del Mundial era posible. Dejaron en el camino a Ucrania en un fatídico encuentro que se definió en tiempo extra. Golearon a Egipto en cuartos y luego llegó el turno de Portugal, que contaba entre sus filas con Ricardinho, un jugador que en una baldosa puede hacer magia con la pelota. Otra victoria contra los portugueses le dio el boleto a la tan ansiada final.

En el partido definitivo contra Rusia, todo fue puro nervio. Pero los nervios que podía tener un país, ellos no los mostraron en Colombia. Los goles llegaron en los momentos justos, Nico Sarmiento tuvo atajadas brillantes y Argentina finalmente pudo gritar campeón del mundo por primera vez en la historia y ser el tercer país en conseguir el título tras la hegemonía de Brasil y España.

Muchas cosas cambiaron a partir de aquella proeza. Más allá de que Diego Giustozzi le dejó el mando a Matías Lucuix dos años más tarde, hoy el futsal vive una realidad muy distinta a la del 2016. El deporte campeón del mundo tiene transmisiones en vivo del campeonato local por la señal de TNT Sports, los jugadores poco a poco dejan de ser amateur, la liga argentina empezó a nutrir a las europeas y los campeones del mundo pasaron a ser parte de la historia del deporte argentino, recordados por los que prendían la tele para ver ganar al equipo de Giustozzi. Y esa sensación fue la que transmitieron, verlos ganar.

Como si fuera poco, este año se aprobó un proyecto en la legislatura de la Ciudad de Buenos Aires para que el 1° de octubre sea el Día del Futsal. Por ende, a tres años de la gesta conseguida por esos 14 jugadores, hoy se celebra el primer día de la disciplina. En honor a ellos y a todos los amantes de un deporte que crece día a día.

Foto: Pasión Futsal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mirá también
Cerrar
Volver al botón superior