fbpx
BásquetSlider

Liga: posible vuelta y preocupación en el ascenso

Luego del parate obligado de la Liga Nacional ante la expansión de los casos positivos de COVID dentro de las burbujas, la actividad podría retornar el próximo 4 de diciembre con un formato distinto. Representantes de la Asociación de Jugadores, Asociación de Clubes y jugadores fueron entrevistados por AAD para que comenten la realidad del deporte a nivel nacional.

Por Sol D’Amato

El 18 de noviembre, mediante un comunicado oficial del Ministerio de Turismo y Deporte, se suspendió la Liga Nacional, ante el avance de los contagios dentro de las burbujas que se habían establecido para jugadores y árbitros intervinientes.

Algunos periodistas, dirigentes y mismos jugadores comenzaron a buscar culpables y hasta amenazaron con que suspender la competencia iba a perjudicar la apertura de las ligas de ascenso. Pero finalmente todos acataron la ordenanza oficial. “Me parece que no es responsabilidad de los jugadores, es un virus muy difícil de contener y cuando entró en la burbuja se expandió. La verdad que hubo fallas de todas la partes, se trató pero lo mejor y más inteligente fue hacer un parate para que todos se recuperen”, aseguró para AAD Diego Prego, Tesorero e integrante de la Asociación de Jugadores.

Justamente la AdJ había oído la demanda de los jugadores de ascenso y las jugadoras del torneo femenino, que ante la falta de competencia han tenido que salir a pedir ayuda a la Asociación para que los reconozcan como profesionales a pesar de no jugar, y ha establecido una reunión con la Asociación de Clubes y la CABB para poder coordinar un modo armonioso de volver al ruedo. “Lo que se consiguió fue generar un acuerdo con la CABB Y la ADC para que los contratos de la temporada anterior se reconozcan en un 85 % como mínimo”, comentó Prego.

La realidad de los jugadores no fue para todos igual: tal es el caso de jugadores de equipos de la Liga Argentina (Petroleros) que no han cobrado ni siquiera el sueldo del torneo pasado. Otros, en cambio, han recibido sus haberes como correspondía.

Por otro lado, se estableció que estas entidades iban a elevar el pedido de aprobación de la competencia ante las autoridades nacionales, y estipularon una fecha aproximada de los comienzos, siendo finales de enero o principio de febrero para la Liga Argentina, y mediados de febrero para el Torneo Federal y la Liga Femenina.

“Obvio que cada categoría por su economía presenta diferentes caminos para retomar. Pero somos muy optimistas de que se pueda empezar. Estamos todas las partes trabajando para eso. Tenemos una reunión pendiente con AdC para ver formatos de competencia, hay dos o tres opciones dependiendo del status sanitario del momento”, confirmó Prego. Respecto a lo económico, varios clubes han manifestado la necesidad de que para sostener el equipo, los costos, los sueldos, el mantenimiento y los traslados, era necesario que los partidos se realizaran con público, dado que las entradas siempre han sido la principal fuente de ingreso de estas instituciones. “El Torneo Federal está en período de definir quienes participan y de que forma, pero es real que algunos clubes plantearon ese impedimento. Eso ya queda en manos de la CABB que es el organizador”, concluyó.

“La situación de los jugadores es sumamente apremiante, están sin trabajo a todo nivel: a nivel federativo, provincial y nacional. Las expectativas son mayúsculas, pero hay una realidad que hay una pandemia y una realidad económica que limita a las distintas categorías. Una institución del Federal necesita jugar con público porque genera un ingreso importante para que el club ruede. En la Liga Argentina hay un grupo que necesita público y otra que podría competir. Los jugadores esperan y están entrenando como pueden”, aclaró Carlos Montesano, Secretario y Abogado de la AdJ.

“En lo que respecta a la Liga Argentina, hubo una reunión en la que se presentaron 26 clubes en condiciones de comenzar a entrenar de cara al inicio del torneo, y hay otros 10 clubes del Torneo Federal que han presentado carpeta para poder comprar plaza y participar”, afirmó Sergio Guerrero, Secretario Técnico de la AdC.

El secretario además expuso que la Asociación cuenta con una aprobación ministerial para realizar la competencia en formato de “sedes”, esto es, juntando equipos por zonas, regionalizados, y que compitan todos contra todos en una cancha sola, pero no les han habilitado el fixture tradicional de ida y vuelta con el que siempre se manejó la Liga.

“Hay que aprender a convivir con el virus. Los dirigentes de los clubes quieren que se juegue como se pueda jugar. Siempre que haya un cuidado sanitario”, sostuvo Guerrero y agregó que estos llevan 3 o 4 años de fortalecimiento económico que les permitirá sostener los gastos de la Liga Argentina sin público, y que los administradores tendrán que tener en cuenta en sus presupuestos los factores sanitarios correspondientes para la pandemia: “Deberán tener en claro qué van a hacer si se les enferma un chico en un viaje, donde lo van a dejar, porque con el equipo no va a poder volver. También tendrán que contemplar la adquisición de los kits de hisopados para poder llevar adelante el torneo”, cerró.

Si bien la aprobación se encuentra firmada, la decisión final está en las localidades y provincias, como es el caso por ejemplo de Formosa, que no ha aprobado los entrenamientos de los equipos y éstos debieron mudarse de provincia para poder hacerlo. Cabe aclarar que en muchos casos, los clubes se sostienen con el aporte del presupuesto provincial oficial.

Más allá de la urgencia de los deportistas y profesionales afines al básquet argentino, los torneos prometen que en cada Liga habrá un campeón, y sobre todo, un ascenso de la Liga Argentina a la Nacional y un descenso a la inversa, por lo que no presentarse representa un impedimento si quisieran retomar su trayectoria en las competencias profesionales, o sea, perderían la plaza.

“La suerte que corra la Liga Nacional, será de vital importancia para las ligas de ascenso y femeninas, ya que inevitablemente va a impactar su consecuencia en ellas”, reflejó Guerrero.

“Se hizo una reunión con la Secretaría de Deportes para buscar algún sustento económico como el IFE pero no nos han respondido, así que buscaremos por otro lado, ministerial o por Bienestar Social. Hay ideas por si ésto no arranca, pero es fundamental que la Liga termine y termine bien, y esto empuja y tracciona al resto de las categorías”, expresó por su parte Montesano, por la AdJ.

Villanueva y su hijo Bruno – Prensa CAI de Neuquén

“Nuestra actualidad se define en una palabra: incertidumbre. Hay muchas charlas de café y nada concreto. No se sabe formato, fichas mayores, cuando podríamos arrancar una pretemporada. Pareciera que no hay futuro para el ascenso”, aseveró Lucas Villanueva, jugador del Torneo Federal, la liga que maneja la CABB y que más problemas económicos presenta para poder volver.

“La situación actual es casi nula, entrenamos dos veces por semana, un poco de técnica individual y algunos ejercicios, lo que nos dejan hacer por protocolo”, describió Villanueva, actual jugador de Independiente de Neuquén, equipo que participa del Torneo Federal.

Villanueva, como muchos jugadores del torneo, han tenido que “rebuscársela” en la pandemia: “Arranqué vendiendo alimento balanceado por internet, y vendía productos de impresión 3D que fabrica mi cuñado. Finalmente conseguí mi primer trabajo en blanco como encargado de depósito en Instalaciones Patagónicas, acá en Neuquén”, describió el jugador que está viviendo en el Sur hace dos años, y que es jugador profesional desde el 2010.

Existen diversas realidades económicas en el básquet profesional argentino. Si bien en los clubes hay empleados que dependen del correcto funcionamiento de los torneos, como planilleros, jueces de mesa y árbitros, los jugadores y entrenadores son los principales damnificados con esta pandemia. El COVID ha movilizado otras quejas que acechan a los deportistas, como la inestabilidad laboral. Este deporte, que a nivel nacional requiere de disponibilidad de los jugadores full time, ha generado en esta pandemia una nueva realidad económica en ellos: dejar de jugar implicó que no existan contratos, fichajes, entrenamientos, viajes, y sobre todo partidos, que son la fuente de trabajo de todos ellos. En lo que todas las partes coinciden, es en que es sumamente necesaria la vuelta al ruedo, del mismo modo que es necesario que la Liga Nacional termine de manera victoriosa.

La misma tiene una posible fecha de reinicio para el 4 de diciembre, con un nuevo formato: sin burbuja pero en Buenos Aires, los clubes deberán hacerse cargo de todo: hotel, entrenamientos, seguridad, etc, y el formato será todos contra todos durante diciembre, con posibles fechas en enero, febrero y marzo, donde se terminarían de competir los 38 partidos por equipo: dos encuentros contra cada club perteneciente al torneo.

Imagen destacada: Marcelo Endelli – La Liga Contenidos

Sol D'Amato

Soy Periodista Deportiva, Profesora de Educación Física y Fotógrafa. En este sitio escribo sobre básquet nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mirá también
Cerrar
Volver al botón superior