fbpx
JuegosNoticias

Habrá público local en Tokio 2020

Así lo anunció este lunes el Comité Organizador. En contraparte, se cancelaron zonas de pantallas gigante que se iban a instalar en la capital japonesa, y no se repartirán preservativos en la Villa Olímpica, algo que ya era una tradición

Luego de levantarse el estado de emergencia en varias ciudades de Japón, incluyendo a Tokio, el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos confirmó este lunes que finalmente si habrá público en el evento, en número restringido. A falta de un mes para el comienzo de las distintas competencias, una buena noticia para el mundo olímpico.

Luego de una reunión entre el Comité Olímpico y el Paralímpico, el Gobierno de Japón, el Gobierno de Tokio y el Comité Organizador de los Juegos, se tomó la decisión de permitir la asistencia de público a las distintas sedes del evento: hasta un 50% de público podrá haber en cada sede, siempre y cuando no se superen los 10.000 espectadores, que es el máximo permitido. Esto, por ahora, aplica solo a los Juegos Olímpicos; en julio se decidirá si los Paralímpicos correrán la misma suerte.

Cabe recordar que serán solamente espectadores japoneses los que asistan a los estadios, ya que no está permitido el público extranjero. Además, tendrán que cumplir varias medidas: usarán barbijos o tapabocas todo el tiempo, no podrán hablar en voz alta o gritar, y deberán abandonar las sedes de manera escalonada, cumpliendo los anuncios previos para evitar amontonamientos. Además, se les pedirá que viajen directamente a los lugares de competencia, y luego regresen directamente a casa.

Artículos Relacionados

Como contraparte, la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, anunció este sábado que finalmente no habrá espacios públicos con pantallas gigantes para poder ver los Juegos. Esta decisión fue acordada tras una reunión con el Primer Ministro japonés, Yoshihide Suga, y tiene que ver con las restricciones para prevenir contagios. Eran seis los lugares donde estaba previsto instalar las pantallas, incluyendo los parques Yoyogi,, Hibiya y Ueno. Algunos de ellos, tras esta cancelación, serán reconvertidos en centros de vacunación.

Por otro lado, se confirmó que no se llevará a cabo una de las tradiciones dentro de la Villa Olímpica: el reparto de preservativos. Esta práctica, que se lleva a cabo desde los Juegos Olímpicos de Seul 1988, tiene como objetivo la concientización sobre las enfermedades de transmisión sexual. En un principio, se preveía repartir 160.000 preservativos, aunque se iba a sugerir a los atletas que no lo usen, teniendo en cuenta el contexto de pandemia. Sin embargo, finalmente se romperá en parte esta costumbre: se entregarán a los atletas, pero solamente al momento de abandonar las instalaciones. Lo que sí se le permitirá a los deportistas es ingresar bebidas alcohólicas a la Villa, aunque solo para consumo dentro de su habitación.

Foto: AS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mirá también
Cerrar
Volver al botón superior