fbpx
BásquetHistoria y CuriosidadesNoticias

Dorados y Eternos: la transición y el Legado

Luego de Atenas 2004, comenzó un nuevo nacimiento del básquet en el país. La tercera y última entrega traerá otro podio, recambios y un legado, de la gloria eterna a la consolidación del deporte en el país.

Por Sol D’Amato

Cuatro años después, Argentina volvió a subirse al podio, esta vez con Sergio Hernández en el banco. Beijing 2008 era el lugar para continuar con la defensa del título olímpico con la confianza que le habían dado los excelentes resultados del torneo clasificatorio continental. El Oveja mantuvo en el plantel a la mayoría de los que obtuvieron el pasaje a los Juegos, sumando el necesario aporte de jerarquía y experiencia de Ginóbili, Oberto y Nocioni.

Argentina formó parte del grupo A, junto a Australia, Croacia, Irán, Lituania y Rusia. El primer partido fue ante Lituania, con derrota 75-79. Luego llegaron las victorias, 85-68 ante Australia y 77-53 ante Croacia. También fue victoria con Irán 97-82 y ante Rusia 91-79, sin la presencia de Fabricio Oberto y Leo Gutiérrez.

Artículos Relacionados

La Selección finalizó segunda y el cruce en cuartos de final fue ante Grecia, nuevamente. El choque tuvo un desarrollo parejo y muy peleado, en el que los argentinos quebraron el partido sobre el cierre, a pesar de tener los griegos tuvieron el último balón para ganar. Pero fue victoria 80-78. En semis, no se pudo repetir la hazaña del 2004 y fue caída ante Estados Unidos 101-81, con un plantel que incluía a varias de las principales figuras de la NBA, y a Ginóbili en la lista de los lesionados.

Un grupo golpeado en lo anímico y disminuido por problemas físicos construyó la demostración de carácter más emocionante de la historia de la selección argentina, para ganarle a Lituania 75-87, quedarse con el tercer puesto y subirse el podio olímpico con la medalla de bronce.

El equipo fue Emanuel Ginóbili, Fabricio Oberto, Luis Scola, Pablo Prigioni, Andrés Nocioni, Carlos Delfino, Paolo Quinteros, Antonio Porta, Román González, Juan Gutiérrez, Federico Kammerichs y Leonardo Gutiérrez.

Argentina en Londres 2012 (archivo)

Londres 2012 sería el inicio del cambio generacional. Muchos grandes jugadores empezaban a madurar, y empezaron a aparecer nuevos proyectos de nivel internacional. Había que empezar a despedir a los Dorados del 2004, que empezaron a dejar sus camisetas para que sean reemplazadas.

Los Juegos Olímpicos de 2012 se presentaron como una referencia de límites hasta los que podrían llegar las ilusiones de gloria de una Selección argentina sostenida por el núcleo más longevo de la Generación Dorada.

Comenzando con el entrenador, Julio Lamas, hoy entrenador en Japón, sería el comandante de esta nave. Allí Leo Gutiérrez hizo su última participación, y aparecieron como nuevas incorporaciones Marcos Mata y Facundo Campazzo.

Argentina formó grupo con Estados Unidos, Francia, Lituania, Nigeria y Túnez. El debut era complicado, otra vez Lituania, pero Argentina completó uno de los partidos más consistentes de su historia, dominando con una superioridad y llevándose el encuentro 102-79. En la siguiente jornada no pudo mantener ese nivel ante una Francia que no le dio muchas opciones y terminó derrotándolo 64-71. Luego, ante Túnez padeció en el primer tiempo, pero luego ganó sin complicaciones, a pesar de la ausencia de Prigioni, por un problema renal, y fue 92-69. La tercera victoria fue ante Nigeria, por el contrario, a partir de una excelente primera mitad, 93-79. Y otra vez Estados Unidos, equipo formado por las máximas figuras de la NBA, y que, pese a una excelente primera etapa, los norteamericanos quebraron el partido en el tercer cuarto y fue victoria 126-97.

El cruce de cuartos de final puso enfrente a Brasil, al que una Argentina con muchas menos variantes le tiró encima su calidad y experiencia (ya con Prigioni, pero lejos de su mejor estado físico) para superar el corte eliminatorio con victoria 82-77. La semifinal olímpica, por tercera oportunidad, obligaba a los argentinos a medirse con Estados Unidos, que esta vez volvió a ganarle con contundencia 109-83.

En la lucha por el bronce, se enfrentó a Rusia. En un partido duro, peleado y parejo, en el que pesó la diferencia física de los rusos, que decretó el cuarto puesto final para los argentinos, con derrota 77-81.

El equipo del cuarto puesto estuvo conformado por Hernán Hasen, Leo Gutiérrez, Juan Gutiérrez, Manu Ginóbili, Carlos Delfino, Martín Leiva, Federico Kammerichs, Luis Scola, Pablo Prigioni, Facundo Campazzo y Marcos Mata.

El Legado. Argentina en Río 2016. (Archivo)

El último Juego Olímpico fue en Sudamérica: Río 2016 trajo carnaval y cercanía al deporte argentino. Con la reaparición de Emanuel Ginóbili después de cuatro años fuera del equipo, Argentina se presentó con un grupo que combinaba -más que nunca- juventud y experiencia. Porque al retorno del bahiense, se le sumó el de Carlos Delfino, quien también llevaba cuatro años de inactividad en el seleccionado.

Argentina conformó equipo con Brasil, Croacia, España, Lituania y Nigeria. El debut fue con victoria para Hernández, de vuelta en la Selección: 94-66 frente a los africanos. También quedó arriba frente a Croacia, 90-82. Enfrentarse a Lituania nuevamente no fue favorable, y cayeron 81-73. Y llegó el turno de enfrentar al local. En uno de los partidos más largos jugados por El Alma, superó a Brasil en doble suplementario con un triple agónico del Chapu Nocioni, que quedó en la historia, como la palomita de Manu. La primera fase la cerró con España, a quien no pudieron superar en una derrota 73-92.

Con las victorias obtenidas, solo daba para cruzarse en cuartos de final con Estados Unidos. La historia, más reciente y conocida, dictaminó que ese sería el último partido de Argentina en Río de Janeiro: derrota 78-105, y el cierre de la Generación Dorada se decretaba: Nocioni y Ginóbili le dirían adiós de manera definitiva a la celeste y blanca. Pero aparecerían en contrapartida Pato Garino, Nico Laprovíttola y terminaría de sellar su protagonismo Facu Campazzo, para dar origen al Legado…

La última Selección Olímpica estuvo compuesta por Luis Scola, Emanuel Ginóbili, Facundo Campazzo, Nicolás Laprovíttola, Nicolás Brussino, Carlos Delfino, Marcos Delía, Gabriel Deck, Leonardo Mainoldi, Patricio Garino, Andrés Nocioni y Roberto Acuña.

El paso de la Selección Argentina por los Juegos Olímpicos ha estado marcado de hitos y momentos que perduran, al día de hoy, en la cabeza de los argentinos.

Tokyo 2020 será la nueva cita, el nuevo desafío, el momento de sobresalir y tomar el mando de estos sucesores, que dejarán de ser sucesores, para pasar a ser las nuevas e importantes caras del básquet local, y por qué no, internacional.

Y no, no hay que olvidarse que al igual que en Atenas, Argentina es subcampeona actual del mundo….

Sol D'Amato

Periodista Deportiva, Profesora de Educación Física y Fotógrafa. Hablo de básquet, género y noticias generales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mirá también
Cerrar
Volver al botón superior