fbpx
BásquetHistoria y CuriosidadesNoticias

Han pasado 44 años…

Hubo que esperar 44 años para que un equipo de básquet argentino volviera a pisar una competencia olímpica. Atlanta 1996 fue la nueva vidriera para los albicelestes. Segunda entrega de la historia argentina en los Juegos Olímpicos…

Por Sol D’Amato

Atlanta 1996 fue el escenario propicio para la vuelta de la Selección en los Juegos Olímpicos. Argentina fue con el mismo plantel que había clasificado un año antes, tal como su entrenador Guillermo Vecchio prometió tras la hazaña.

Argentina formó parte del grupo A, junto a Angola, China, Croacia, Estados Unidos y Lituania. El debut fue ante Estados Unidos, con un plantel con varias de las estrellas más destacadas de la NBA. Sin embargo, Argentina jugó con la máxima intensidad y, luego de un primer tiempo parejo, cayó derrotado 68-96. En la segunda fecha aparecía otra potencia, Lituania, con Sabonis y Marciulonis. Allí Argentina jugó un gran partido y logró una de las victorias más importantes de su historia: 65-61, aunque pagó un precio demasiado caro, con las lesiones de Nicola y Wolkowyski, quienes quedaron descartados para todo el torneo, lo mismo que De la Fuente.

Artículos Relacionados

Después llegó China, un partido a priori accesible, pero como los argentinos llegaron disminuidos por ausencias y lesiones, jugaron mal y cayeron 77-87. Además, De la Fuente ya no pudo seguir jugando, por lo que el plantel quedó con solo nueve jugadores. Las chances dependían del resultado ante Croacia, otra potencia, que no pudo ser posible y fue caída 75-90. El grupo se completó contra Angola, con victoria 66-62, pero sin chances.

En la reclasificación los argentinos lograron un previsible triunfo frente de Corea del Sur 97-79 y luego una muy buena victoria ante Puerto Rico 87-77, que los dejó en el noveno puesto final.

El equipo medalla de oro en los Panamericanos de Mar del Plata 1995 (La Nueva)

El plantel estuvo compuesto por Jorge Racca, Esteban Pérez, Rubén Wolkowyski, Marcelo Nicola, Daniel Farabello, Luis Villar, Esteban De la Fuente, Ernesto Michel, Marcelo Milanesio, Juan Espil, Diego Osella y Fabricio Oberto.

Para Sídney 2000, Argentina no tuvo chance olímpica, debido a que quedó eliminado en el Torneo Preolímpico jugado en 1999 en Puerto Rico. Ese año clasificaron solo dos países por el continente americano. La clasificación de Estados Unidos se descontaba, ya que envió un equipo de primera línea. La plaza restante fue obtenida por Canadá. Argentina solo perdió sus partidos con Estados Unidos y Canadá, ganando los restantes, lo que le permitió obtener el tercer lugar, insuficiente para clasificar.

Y llegó el Juego Olímpico que marcó un antes y un después en la historia del básquet nacional: Atenas 2004. Los jugadores llegaban con un subcampeonato del mundo en Indianápolis, y una serie de partidos de preparación que dejaron más dudas que certezas.

Rubén Magnano, hizo algunos ajustes en el plantel, convenciendo a Sconochini para que abandonara su retiro de la selección y sumó a Delfino y Herrmann. Otro juego de dos zonas grandes: Argentina fue de la partida del grupo A, con China, España, Italia, Nueva Zelanda y Serbia y Montenegro. El primero de los encuentros fue contra Serbia y Montenegro, con una victoria ajustada 83-82, como revancha de la final del mundial. Este partido, con sabor a segunda vuelta, se volvió épico tras la jugada que recorrió el mundo sobre la hora, luego de que Montecchia le asistiera la Palomita a Manu Ginóbili, dando vuelta el resultado sobre la chicharra.

España, que siempre es de temer, fue un partido perdido 87-76. Remontaron el resultado con China 82-57 y con Nueva Zelanda 98-94. El último partido fue contra Italia, con derrota 76-75, del que luego hubo una segunda oportunidad… Pero, los dorados quedaron terceros en su grupo, y clasificaron a los cuartos de final.

En cuartos el turno fue de Grecia, el local, con victoria 69-64. Pero claro, en frente estaba Estados Unidos, que venía de ganarle a España. Como en Indianápolis, Argentina supo reponerse ante el Dream Team, y fue victoria en semifinal 89-81. Y como el deporte da siempre revancha, Italia, que había sido verdugo en la fase de grupos, cedió ante la fuerza de este grupo comandado por Rubén Magnano, y le dio el comienzo a la Generación Dorada. Fue victoria y medalla de oro para Argentina 84-69. Oberto no pudo participar por una lesión en su muñeca, pero con 11 jugadores se llevaron los laureles.

Ese mágico equipo, tuvo en su plantilla a Emanuel Ginóbili, Fabricio Oberto, Luis Scola, Alejandro Montecchia, Andrés Nocioni, Carlos Delfino, Rubén Wolkowyski, Walter Herrmann, Gabriel Fernández, Hugo Sconochini, Juan Ignacio Sánchez y Leonardo Gutiérrez.

Cuatro años después, Argentina volvió a subirse al podio, esta vez con Sergio Hernández en el banco…

Fotos: archivo

Sol D'Amato

Periodista Deportiva, Profesora de Educación Física y Fotógrafa. Hablo de básquet, género y noticias generales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mirá también
Cerrar
Volver al botón superior