fbpx
NoticiasVóley

Vóley: Cuánto cobra un jugador

Entre un dólar volátil y las becas que no están del todo tan bien constituidas y la inflación a cuestas, el salario de los jugadores y jugadoras de argentina es un misterio a resolver. Ahora, ¿cuánto cobra un jugador de vóley?

En Argentina un jugador de vóley puede ganar entre 50.000 y 200.000 pesos, en medio del Mundial que se disputa en Polonia y Eslovenia cabe destacar que los jugadores en el país son semiprofesionales. Los montos que perciban incrementarán o aumentarán según determinados factores. Entre ellos, la trayectoria del deportista. Además no todos los clubes pagan y los que sí lo hacen difieren los montos entre las entidades y entre los jugadores, por lo que hay excepciones que lleguen a los 100.000 o 200.000 y otros casos que perciban hasta 20.000.

Un análisis entre lo que gana un jugador de vóley del exterior con uno de Liga nacional, la diferencia sería arrolladora. En primer lugar por moneda en la que cada jugador de vóley reciba su pago y por otro lado, no es algo que haya sido descubierto por algún científico o especialista en la materia, el peso argentino se devalúa cada día un poco más. Esto hace que dicha moneda no tenga un sustento a la hora de cobrar por algo que uno realiza.

Pero el punto es el deporte o el deportista de élite argentino. Por suerte sigue siendo de élite porque por el momento puede viajar para competir, realiza entre dos o tres turnos de entrenamiento por día que equivale a unas horas, y consigue objetivos a corto o mediano plazo.

Artículos Relacionados

Así el deportista debe vivir su día a día. Ese día a día es una constancia y se hace muy tedioso si lo vemos en cifras numéricas.

Hoy por hoy, y en comparación, el deportista extranjero gana aproximadamente 110 mil dólares anuales; según fuentes del Departamento de Estadísticas de Empleo.

Cabe destacar que los salarios de los jugadores de voleibol profesionales se determinan por la “bolsa” o el premio en efectivo de los torneos y competencias que estén disputando. Esto es sólo Estados Unidos, que hoy está buceando en una pequeña inflación que, para ellos es un montón, para los argentinos no significa nada.

Pero en Argentina, según un informe que realizó AAD hace algunos años sobre la brecha salarial en el deporte, el ENARD ha implementado una serie de medidas que se podría decir contrafácticas a la hora de entregar becas.

El otorgamiento de becas (Hasta los Juegos Olímpicos de París 2024) está amparado bajo la Ley 26.573, en marco del artículo 2 Inc. a) del Decreto 583/2010 que indica: “El Ente establecerá los montos a asignar y el valor individual de cada beca y, si lo considera pertinente, podrá requerir la colaboración de las Instituciones Deportivas que correspondan. En todos los casos, la determinación de dichas asignaciones será a exclusivo criterio del Ente”.

Obviamente que dichas becas están destinadas a los deportistas de alto rendimiento deportivo para cuyo fin será el de su capacitación, preparación y entrenamiento.

Pero la letra chica, o no tan chica, también habla de excelencia y proyección. ¿Qué es esto? Simple. Para un deportista con alto recorrido deportivo tendrá un valor mayor al que está comenzando la actividad.

Esa beca olímpica de excelencia tiene un valor de $106.070, pero ese perfil del atleta que ha disputado el último Juego Olímpico es “revalidado en el último Campeonato Mundial”. Pero todo esto puede sufrir alteraciones si es que su performance durante el ciclo olímpico baja. Este valor mensual es a partir de mayo de este año. O sea que los chicos de la Selección de Vóleibol masculino que lograron el bronce en Tokyo 2020, mantienen esa beca.

Seguir leyendo:

Actualización ranking mundial
Click acá

Foto: Martín Waichman

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior