fbpx
Historia y CuriosidadesJuegosNoticias

Olimpicado, día 2

Un campeón inesperado en natación, las primeras medallas del skate, uniformes de gimnasia contra la sexualización. Todo eso y más, en esta nota

La sorpresa, desde África

El domingo 25 tuvo, entre la enorme cantidad de disciplinas que tuvieron lugar, las primeras finales de la natación. Y en una de ellas, en los 400m libre, se dio un campeón totalmente inesperado: Ahmed Hafnaoui. El tunecino, que hizo su debut en unos Juegos Olímpicos de mayores, no tenía resultados previos muy destacables, y se metió en la final con el peor tiempo de clasificación de los 8 nadadores.

Sin embargo, con un registro de 3:43.36, logró imponerse al resto, desde el andarivel 8, y consagrarse campeón olímpico, dándole a Túnez la cuarta medalla de su historia en natación (las 3 anteriores fueron obra de Oussama Mellouli). Un resultado tan inesperado como histórico el logrado por Hafnaoui, que lo festejó apasionadamente. Un dato de color: en 2018, el tunecino fue quinto en los Juegos Olímpicos de la Juventud, celebrados en Buenos Aires.

Artículos Relacionados

Un local, el primer campeón en skate

Así como el sábado hizo su estreno olímpico el básquet 3×3, el domingo fue el turno del debut para el skateboard. La competencia de street masculino fue la encargada de inaugurar la presencia del deporte en Tokyo 2020. Tras eliminatorias previas que contaron con un total de 20 participantes, la final estuvo compuesta por 8 skaters, que debían realizar dos pasadas a la pista de 45 segundos cada una, y luego 5 trucos; todo evaluado por 5 jueces, encargados de puntuar por creatividad y por ejecución. De los 7 puntajes, solo se toman en cuenta los 4 mejores.

De esta manera, luego de que todos los finalistas hicieran su performance, quien se consagró campeón fue el local Yuto Horigome, con un total de 37.18 puntos. El brasileño Kelvin Hoefler lo escoltó, quedándose con la medalla de plata, mientras que el bronce fue para el estadounidense Jagger Eaton. Estos 3 chicos se convirtieron, entonces, en los primeros medallistas olímpicos de la historia del skateboard.

Foto: AFP

Figurita repetida

Este domingo comenzó la actividad para la gimnasia artística. Más allá de los resultados deportivos en sí, esta primera jornada de competencia para uno de los deportes más representativos del olimpismo tuvo un hecho increíble: la presencia de tres pares de hermanas gemelas. Las neerlandesas Lieke y Sanne Wevers son las más reconocidas, ya que Sanne fue campeona olímpica en Rio 2016, en viga de equilibrio.

Sin embargo, no son las únicas: también están presentes en Tokyo 2020 las italianas de 18 años Alice y Asia D´Amato, medallistas de bronce en el Mundial de Stuttgart 2019 en la competencia por equipos; y las británicas de 16 años, Jessica y Jennifer Gardirova, siendo la primera la actual campeona europea de suelo, título logrado este año. Un dato más que curioso, y difícilmente repetible en un Juego Olímpico.

Viejo es el viento y sigue soplando

La gimnasia, en sus dos primeros días en Tokyo 2020 dejó varias cosas interesantes, que merecen ser contadas. Y sin dudas, una de ellas es la presencia de una de las leyendas del olimpismo: la uzbeka Oksana Chusovitina, de 46 años. Con su participación en los Juegos realizados en tierras japonesas, Oksana alcanza su octava participación en este evento.

Si bien no logró avanzar a la final de salto, competencia en la que fue campeona mundial en 2003, se ganó la ovación de todas sus colegas, en lo que puede haber sido su último torneo como profesional. Un momento más que emotivo, de lo más destacable de los Juegos hasta ahora.

Viejo es el viento y sigue soplando parte 2

Oksana no es la única atleta “veterana” que ha dicho presente en Tokyo. Otro ejemplo es la tiradora georgiana Nino Salukvadze, que con esta aparición llega a ¡9! participaciones en un Juego Olímpico, siendo la deportista con más apariciones de la historia. Salukvadze fue campeona olímpica en Seúl 1988, sus primeros Juegos, en pistola rápida 25m; además, fue plata en pistola de aire 10m en esa edición, logro que repetiría 20 años depués, en Beijing.

A sus 52 años, fue la abanderada de la delegación de Georgia, y participó anoche de la competencia de pistola de aire 10m, donde terminó la clasificación en el puesto 31. Tokyo 2020 aún no se acaba para Nino, que el próximo jueves estará presente en la clasificación de pistola rápida 25m.

¿Imposible? No para Natalia

En el torneo femenino de tenis de mesa, una de las participantes es la polaca Natalia Partyka, que, tras ausentarse en Rio, está teniendo en Tokyo su cuarta participación olímpica, a sus 31 años. ¿Qué hace tan particular a Partyka? Que por una malformación congénita, no tiene antebrazo en su brazo derecho. La polaca es cuádruple campeona paralímpica, y ya en Sídney 2000, a los 11 años, tuvo su primera aparición en este evento. En los Juegos Olímpicos, participó en la competencia individual en Londres 2012, además de participar en la competencia por equipos en Beijing 2008 y Rio 2016.

En Tokyo 2020, Partyka estará por primera vez en ambos torneos, tanto en individuales como en la competencia por equipos. En el primero, consiguió debutar con victoria 4-0 sobre la australiana Michelle Bromley, pero luego cayó 4-2 ante la egipcia Dina Meshref. En tanto, hará su presentación en la competencia por equipos el domingo 1 de agosto, cuando Polonia enfrente a Corea del Sur. Una historia súper interesante, como tantas de las que aparecen durante los Juegos Olímpicos.

Golpe contra la cosificación

Entre la gran cantidad de gimnastas que hicieron su presentación en la ronda clasificatoria, hubo un grupito reducido que llamó la atención por algo: su vestimenta. Estamos hablando del equipo femenino alemán, encabezado por Elisabeth Seitz, medallista mundial. Las cuatro gimnastas del país teutón decidieron competir, este domingo, con ropas más largas que las mallas habituales, cubriendo sus piernas en su totalidad.

¿La razón? Evitar la sexualización a la que son sometidas habitualmente por la vestimenta que utilizan. El reglamento se los permite, por lo cual esta decisión se volvió un símbolo de lucha contra la cosificación a la que son sometidas las gimnastas, así como muchísimas otras deportistas mujeres, debido a las indumentarias que usan en sus respectivas disciplinas. No es la primera vez que sucede: las mismas gimnastas habían vestido ya indumentarias largas durante el Campeonato Europeo, más temprano este año.

Una cuestión de familia

En la jornada de domingo, se dio un hecho histórico: por primera vez, dos hermanos se consagraron campeones olímpicos un mismo día en un deporte individual. La disciplina en cuestión fue el judo, y los protagonistas de tal proeza fueron los locales Hifumi y Uta Abe.

Uta fue la primera en lograr el oro, en la categoría de hasta 52kg, tras vencer a la francesa Amandine Buchard en la final, por ippon. Solo un rato después, con 2 peleas en el medio, su hermano Hifumi igualaría su logro, al consagrarse campeón en la categoría de hasta 66kg, derrotando por un waz-ari al georgiano Vazha Margvelashvili. Una jornada histórica para el deporte japonés, y sobre todo para la familia Abe, que tendrá, seguramente, un merecido festejo en conjunto

Foto: BBC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mirá también
Cerrar
Volver al botón superior