fbpx
Básquet

Borrón y cuenta nueva

(Análisis) Luego de la caída de Argentina frente a Eslovenia, los integrantes de la Selección han coincidido en sus declaraciones respecto a la importancia de reconocer los errores, pero mirar para adelante. ¿A qué se enfrenta el conjunto albiceleste de acá al jueves?

Por Sol D’Amato

La Selección tuvo la caída más llena de estadísticas de la historia: perdió anotando 100 puntos, Luis Scola ensanchó su estadística olímpica y la primera participación de Eslovenia lo dejó con Luka Doncic a 7 puntos del récord de máximas anotaciones.

También dejó declaraciones y reflexiones respecto a la situación del equipo argentino. «118 puntos, 48 de un jugador. Parece bastante obvio que la defensa no estuvo donde tiene que estar para ganar un partido en un Juego Olímpico. Ahora mismo nos veo bastante mal», dijo tras finalizar el juego Scola. En caliente, probablemente, pero entendiendo la situación a la debieron enfrentarse la pasada madrugada de lunes. Un jugador que no pudieron controlar, ni en su tiro ni en sus rebotes.

Artículos Relacionados

«Ni siquiera fue un partido difícil. Fue fácil para ellos. Difícil podríamos decir si hubiéramos tenido alguna posibilidad de ganar. Ni siquiera tuvimos la chance de jugar», declaró Sergio Hernández, también luego del juego. Argentina no logró tomar ventaja en ningún momento del juego. Intercambió defensas frente a Doncic como quien cambia figuritas en un recreo, sin encontrar neutralizarlo. En el tercer cuarto, convirtió 4 puntos, pero hizo que su equipo continuara aventajando a la Argentina con asistencias y rebotes.

«Todas las propuestas que teníamos para tratar de neutralizarlo a él y desconectarlo del resto del equipo, que es su principal virtud, fallaron. No fallaron, él las vulneró a todas. Cuando le ofrecimos el tiro, lo tomó y lo metió. Cuando le ofrecimos el pasé, asistió, y cuando lo forzamos a ir para adentro, lo hizo y anotó», corroboró el Oveja. «El que vio el partido, y vio toda la energía que pusimos para tratar de neutralizar su juego, y no lo pudimos lograr en casi ningún segundo del partido, lo entiende. El juego fue para un lugar que no esperábamos y no estuvimos en ningún momento dentro del mismo», concluyó.

Y definitivamente, la energía estuvo, en la mano de Scola (23 puntos), Facundo Campazzo (21), Gabriel Deck (17) y Luca Vildoza (11). El jugador de los Knicks, fue de los pocos que demostró una intensidad superior, y pudo aproximarse al deseo de neutralizar el juego del esloveno. «Hoy no estamos en un buen momento. No estamos jugando bien y no hicimos un buen partido. Hay que encontrar la manera de ajustar las cosas que estamos haciendo mal, mejorar y encarar el próximo partido con la idea de ganarlo y ver dónde estamos parados para la última jornada», agregó el Capitan.

Lo que hay que ajustar, debe centrarse en la toma de decisión respecto a atacar de lejos. El tiro externo solo aportó 15 puntos, en 31 intentos realizados. Ante esta falla, no encontraron contrarrestrarlo con el tiro de dos puntos, del que solo utilizaron 52 veces, con 32 aciertos. «No sé si hablar de porcentajes, pero está claro que hay mérito de Eslovenia por su gran partido y de Doncic, quien jugó excelente. Pero también nosotros fallamos en muchas cosas y ayudamos en ese sentido. Lo bueno es que ya dimos vuelta la página y pensamos en España, que será un partido muy duro», detalló Marcos Delía, en connotación a lo sucedido el lunes.

«Estamos bien, estamos acostumbrados a este tipo de torneos, cortos, de pocos partidos, en los que sabemos que enseguida tenés que mirar para adelante, ganes o pierdas, porque pasa todo muy rápido y la cabeza tiene que estar enfocada en el partido que viene», sumó Delía. Lo que viene es España. Un equipo que viene de ganarle a Japón con juego distribuido, con jugadores en la pintada de nombre y categoría, un plantel campeón del mundo.

«Seguramente buscarán cargar mucho en el rebote ofensivo y esa será una de las claves del partido. Deberemos mejorar ahí y dominar el rebote. También encontrar un buen juego de equipo para moverlo, para que su gran tamaño sea una desventaja y no una ventaja. Tenemos que trabajar mucho y hacer un gran partido. Tenemos claro que el rival será durísimo, pero que podemos», cerró el pivote argentino, para la CAB. Y si de rebotes se trata, fue otro de los puntos más flojos del partido contra Eslovenia, donde Argentina solo tuvo 32, frente a los 59 de los de Doncic.

En los papeles, el juego de España es un viejo conocido, tiene jugadores de gran talla si, pero también de más edad y con un gran bagaje. Son un equipo que Argentina conoce bien, y que viene dispuesto a mantener su victoria mundial, obtenida en China en 2019.

Fotos: FIBA

Sol D'Amato

Periodista Deportiva, Profesora de Educación Física y Fotógrafa. Hablo de básquet, género y noticias generales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior