fbpx
Fútbol

Haciendo historia

La Selección femenina consiguió el último viernes el último boleto directo al Mundial de Nueva Zelanda y Australia que se desarrollará el año próximo. Pasado, presente y futuro de un equipo que se afianza cada vez más.

Por Matías Montoya

Pasado. Aquel pasado fue la antesala a este presente. El pasado, más precisamente un partido en particular, le dio a la Selección Argentina femenina un resultado histórico que las dejó con sabor a revancha y también a que el futuro iba a ser prometedor.

Aquel penal atajado por Vanina Correa y el penal convertido por Florencia Bonsegundo, a nada para que finalizara el partido ante las escocesas, marcó el puntapié para todo lo que siguió: la lucha por profesionalizar a la liga argentina, giras, idas y vueltas de algunas jugadoras y cambio de director técnico.

Artículos Relacionados

Todo eso se hizo realidad.

Presente. Las luchas por una igualdad, por ganar lo mismo, por ser profesionales y por tener una liga competitiva se fue forjando gracias a o realizado en aquel Mundial de Francia en 2019.

Si bien la Liga argentina tenía un espacio dentro del mundo fútbol/AFA, las chicas querían más. Y no por el mero hecho de decir “me lo merezco”, sino por la finalidad o la meta de expresar que el deporte que practican lo sienten como cualquier hincha o como cualquier jugador profesional.

Estefanía Banini fue esa voz cantante junto con el resto de las chicas que insistió con la profesionalización del fútbol femenino. Fue la que firmó el primer contrato profesional y la que se puso firme ante los cortocircuito con el ex dt de la Selección Argentina, Borrello.

Las cosas para la Selección no fueron sencillas, pero los logros comenzaron a hacerse presente. Pero no hablamos de logros en cuanto a levantar un trofeo, a veces los logros se obtienen con cosas pequeñas. Ese ladrillo que es la pieza fundamental para que se termine de transformar en una casa.

Esa casa se fue logrando, y el presente continuó con buenos augurios.

Con Germán Portanova volvieron históricas a vestir la casaca de la Selección. Entre ellas, Banini.

La Copa América ha quitado una espina importante respecto a los objetivos pre pactado, las horas de concentraciones, los partidos previos y la profesionalidad a la hora de encarar los partidos.

El futuro para la Selección es inmenso. Resultados como el de la Copa América fueron y serán importantes para el futuro de las chicas. Son el puntapié para encarar y renovar los próximos objetivos.

Todo esto ha tenido la repercusión que se mereció un torneo como el disputado en Colombia. Las concentraciones fueron intensas y con buenos resultados. Las giras previas han conseguido el resultado esperado y la profesionalización han dejado a la Selección femenina en un rango alto en cuanto a lo que fue el cierre dentro de la copa. Un bronce no se le niega a nadie y el evitar un repechaje para disputar un boleto para el mundial, es algo muy significativo para las chicas.

Futuro. El futuro para la Selección es inmenso. Resultados como el de la Copa América fueron y serán importantes para el futuro de las chicas. Son el puntapié para encarar y renovar los próximos objetivos.

Argentina tiene base y esa base es sólida. Y esa solidez es contagiosa para las futuras generaciones de jugadoras.

Pasado, presente y futuro son tres palabras que la Selección tendrá en sus espaldas, hay que quedarse con la última palabra. Esa que da sensaciones nuevas y a su vez proyecta a esta camada de jugadoras en ser leyendas.

Fotos: Prensa AFA

Actualización ranking mundial
Click acá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver al botón superior