fbpx
HandballSlider

“Los Juegos marcaron un antes y un después en mi vida”

Lucila Balsas fue integrante del equipo que se quedó con la medalla de oro en Buenos Aires. Si bien parecía impensado para muchos, para tantos otros era posible porque conocían el arduo trabajo de las chicas y del cuerpo técnico.

Por Romina Miranda

Ellas superaron las adversidades y demostraron que dentro de la cancha son Kamikazes y que no dejan nada librado al azar. La jugadora dialogó con AAD donde repasó los mejores goles, el acompañamiento del público y cómo cambió su vida por las redes sociales.

“Todos los momentos en el torneo fueron recuerdos hermosos, pero si tengo que elegir uno seria la entrega de medallas, de principio a fin. El recibir la medalla, ver a mi familia llorando de emoción y cantar el himno abrazadas con las chicas fue el momento en el que tuve un flashback de todo el proceso. Sentí alegría y una satisfacción inmensa de haber logrado nuestro objetivo por el que habíamos trabajado tanto. En ese momento sentí que tocamos el cielo con las manos”, rememoró Balsas.

Con el transcurrir de los partidos, cada vez más personas quedaban fuera del estadio. Este equipo de guerreras fueron uno de los mayores atractivos de la competencia, en relación a esto la argentina explicó: “Mas allá del público, lo que más me sorprendió fue la magnitud de lo que logramos. No solo con respecto a la convocatoria, sino al alcance que logró el deporte luego de los YOG (Young Olympic Games, por sus siglas en Inglés)”.

“Nos sorprendió la magnitud de los YOG, el convivir en la rodeadas de atletas de todo el mundo. Aprender sus costumbres, su cultura y apreciar como al ser diferentes el deporte nos une”.

Lucila balsas

Sin embargo, en relación al trabajo realizado y a los resultados que se desarrollaron por esto, Lucila Balsas no tuvo dudas: “Pero respecto de nuestro desempeño no tanto, teníamos los objetivos muy claros y entrenamos muy duro, queríamos subirnos al podio sí o sí. Si era posible ganar el oro, y así se dio”.

Lucila Balsas fue parte del equipo que trabajó para que el beach handball fuera reconocido en Argentina. Las Kamikazes generaron una onda expansiva de reconocimiento y difusión del deporte sobre la arena. Una disciplina que en Argentina no era conocida y que las condiciones del terreno donde entrenaban eran pésimas.

“La clave para ganar el oro estuvo en la unión de nuestro equipo, tanto entre nosotras como con el cuerpo técnico y el rol que ellos tuvieron. Durante todo el proceso fuimos aprendiendo muchos valores y viviendo momentos que nos fueron uniendo cada vez más, y me parece que se vio reflejado adentro de la cancha. Te digo sin dudas que son parte de mi familia”, expresó afectivamente Balsas.

Las chicas entrenaban en una superficie que desafiaba a cualquiera. La cancha no tenía red y la arena era más bien piedra. Si llovía quedaba todo inundado y cuando había un remate al arco se iba allá a lo lejos. Y claramente que la pelota era otra víctima de estas condiciones. Y de más está aclarar que la cancha de Parque Sarmiento no tenía luz y finalizaban cuando la luz natural decía hasta el próximo día.

“El gol que más recuerdo fue el que metió Cati Benedetti en shoot-out en la semi porque fue el cual nos clasificó a la final. La tensión que había en el ambiente y sentir que estábamos acariciando el pase a la final. Poder haberlo visto desde adentro asistiéndola fue inolvidable”.

Lucila balsas

“La idea de los YOG me parece maravillosa y creo que tendrá una repercusión muy positiva en los jóvenes atletas. Los nutre con experiencia, con grandes valores, alimenta el espíritu competitivo, y los prepara desde temprano para que puedan tener una buena carrera deportiva y social por delante”, reflexionó Balsas sobre la importancia de los Juegos para los más jóvenes.

En ese momento, las Kamikazes fueron el boom de los Juegos Olímpicos de la Juventud y aparecen los fans, el aumento de seguidores en las redes sociales y más. En relación a esto, Balsas opinó: “El éxito se tiene que afrontar siempre desde la humildad, con los pies en la tierra, recordando de donde uno proviene, y teniendo presente a las personas que estuvieron y que formaron parte de todo el proceso”.

“Fueron bastante movidos, estábamos llenas de notas y las redes nos explotaban con los seguidores y con mensajes. También algunas personas nos reconocían en la calle y nos pedían fotos. Fue un cambio bastante grande en la vida de todas, a mí me sigue pareciendo una locura”, recordó la jugadora sobre aquellos días de octubre 2018.

“Mi familia cumple un rol esencial en mi vida. Son los que estuvieron desde el principio, en las buenas y en las malas y los que siempre me empujan a seguir.

Lucila Balsas

“El apoyo y amor incondicional que me dieron es enorme, son uno de mis pilares más grandes, si no hubiera sido por ellos no hubiese logrado lo que logramos. El haber tenido la posibilidad de vivirlo con ellos desde la tribuna me hace explotar el pecho de felicidad, le debo todo a mi familia y siempre voy a estar agradecida”, analizó el rol de su entorno más cercano.

Debido a la presente pandemia fueron cancelados los Juegos Olímpicos de la Juventud de Dakar 2022 y recién se realizarán en el 2026 por lo que una generación de atletas se perderá de esta etapa importante en el desarrollo deportivo. Con referencia a lo que significaron los Juegos en su vida, Balsas explicó: “Los YOG marcaron un antes y un después en mi vida, y creo que hablo por todas. Fueron un sueño hecho realidad, y la verdad que me apena mucho que la próxima camada no tenga la oportunidad de vivirlos, pero eso no tiene que ser un freno ni un techo para que sigan peleando por sus sueños”.

Fotos: Peri Soler

Deja un comentario

Volver al botón superior