fbpx
HandballJuegosNoticias

Fede Fernández: extremadamente Gladiador

Argentina es un equipo de aguerridos jugadores de handball que tiene la fortuna de que Federico Fernández sea uno de sus integrantes. Goleador, pero ante todo, muestra de que ser amateur no lo determina en su rendimiento.

Por Romina Miranda

Tres Juegos Olímpicos. El sueño de cualquiera. Federico Fernández es uno de los tres Gladiadores que competirá en la mayor cita del amateurismo.

31 años de edad, que en la cancha pareciera muchos más por la visión de juego y muchos menos por su rendimiento. En esta ocasión, un recorrido por la carrera del extremo izquierdo Federico Fernández. De tener apenas 21 años para debutar en su primer Mundial Adulto bajo el mando de Dady Gallardo, a la actualidad preparándose para Tokio 2020.

Los Gladiadores es un equipo que se caracteriza por su entrega y su dedicación. Desde el amateurismo forjaron una identidad que los ubicó en una posición envidiable para cualquier equipo. Dentro del 40×20 todos rinden igual. No hay distinción entre los que eligieron irse a Europa al profesionalismo o quienes se quedaron en Argentina en el amateurismo.

En el recordado triunfo frente a Suecia en el 2011

Federico Fernández es el extremo izquierdo de Argentina. Aunque es mucho más que eso. Es quien lanza los penales y convierte cuando el equipo más lo necesita. En defensa es otra de sus virtudes con el robo de balón y el posterior contraataque.

El fanático de River estuvo en los partidos más importantes de la última década del handball nacional. Sí de esos que seguramente estás pensando en este momento. Fue goleador en Suecia 2011, Francia 2017 y Alemania-Dinamarca 2019, solo por nombrar algunos.

A sus 31 años, Fede Fernández participará en su tercer Juego Olímpico. Sí, la misma cantidad que la Selección Argentina. Porque él estuvo en los partidos más importantes y memorables del equipo. Es parte de una camada que trabajó y trabaja para la evolución del handball. Gracias a su esfuerzo y al de sus compañeros, los Gladiadores se convirtieron en un ejemplo de equipo. Es necesario y obligatorio valorar el empeño y profesionalismo que le dedican los jugadores.

Fede comenzó en el handball cuando era muy pequeño, lleva 25 años dentro del campo de juego. De familia dedicada al handball con papá Elio, y los hermanos Sebastián y Juan Pablo. Siempre que las distancias lo permiten, se lo ve acompañado por Milena, su pareja, y por la tierna Emilia, su hija. Tuvo su paso por el balonmano español aunque nuevamente retornó al handball argentino en UNLu.

Si se debe hablar sobre su desempeño en los torneos hay tanto por decir… Muy pícaro para el juego rápido. Es habitual, cuando convierte el rival, querer el saque del centro cuanto antes. Fede Fernández tiene oficio y sabe ver aquellas ocasiones de robo de balón. Una mentalidad fría y pensante.

Más valorable aún es que, con su carrera en UNLu (San Fernando), sabiendo lo que ocurrió con el deporte en Buenos Aires en el marco de pandemia, fue al Mundial de Egipto en enero y fue el mismo Fede Fernández de siempre. Entrenó en su casa y como todos, algunas semanas en el CeNARD.

Federico y su hermano Juan Pablo

Aislamiento, entrenar donde se pudiera y un año que parecía que no tenía fin. El 2020 había comenzó con Argentina siendo campeona en Maringá, con la clasificación al Mundial de Egipto y la vista en los Juegos Olímpicos de Tokio. Pero la pandemia cambió todo los planes. Se atrasaba un año y ellos entrenaban como podían. Recién cuando se acercaba el 2021 pudieron ir al CeNARD para entrenar en grupos reducidos.

Leé sobre: Argentina 27-Suecia 22, donde nacieron los Gladiadores

Tantas valijas armadas, tantos kilómetros recorridos con la Selección Argentina. Fue campeón en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 y Lima 2019; compitió en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y Río de Janeiro 2016; y jugó los Mundiales de Bahréin 2007 (Juvenil), Croacia 2009 (Junior), Suecia 2011, España 2013, Qatar 2015, Francia 2017, Alemania y Dinamarca 2019; y Egipto 2021.

Obtuvo numerosos reconocimientos como el Premio Clarín Revelación del año 2011, el Premio Jorge Newbery de Plata 2016, el Olimpia de Plata 2019 y el Diploma al Mérito en el 2020.

Ser jugador de handball no es fácil, el deportista amateur tiene que luchar y convivir con otros roles de la vida. El trabajo, por ejemplo.

Federico Fernández siempre será recordado en la historia del handball argentino como uno de jugadores y extremos izquierdos más eficientes que dejaron el sudor por la selección.

Fotos: Peri Soler

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mirá también
Cerrar
Volver al botón superior