fbpx
AtletismoBádmintonBásquetBeach VolleyBoxeoCanotajeCiclismoDeportesEquitaciónEsgrimaFútbolGimnasiaGolfHandballHockey sobre césped y pistaJudoJuegosKarateLuchaNado sincronizadoNataciónNoticiasPentatlón ModernoPesasRemoRugbySin categoríaTaekwondoTenisTenis de MesaTiro con arcoTriatlónYachting

¿Cómo administrar la presión en atletas jóvenes?

Los Juegos Olímpicos de la Juventud fueron el primer evento de alcance de un público mayor para deportistas de conjunto e individuales que se enfrentaron a escenarios inesperados, ¿cómo administrar la presión por ganar y la frustración por perder?

Por Romina Miranda

Los Juegos Olimpicos de la Juventud trajeron consigo una serie de aspectos que son necesarios analizar sobre el momento de esplendor y cómo superar el día después. De ser el centro de importancia en los medios de comunicación y las redes sociales a el anonimato puede afectar como no.

El hecho de que fuera gratis el ingreso hizo masiva la asistencia de adultos y sobre todo niños que se dedicaron a disfrutar las largas jornadas en los diferentes parques. Si bien es algo muy impresionante el apoyo para los atletas, en muchas ocasiones puede ser una fuerte presión.

Artículos Relacionados

El ganar se vuelve imprescindible y es allí donde más se puede fallar con exigirse más de lo que el cuerpo y la cabeza pueden. Aceptar una derrota requiere una actitud vital sólida, saber a qué se juega y conocer el auténtico significado del deporte.

Saber ganar no solo es vencer, es saber alcanzar unas metas para conseguir prosperar, lograr y obtener los objetivos o triunfos propuestos, sin vanagloriarse, ser egoístas y hacer trampas. Saber perder también es bueno, es aprender una lección que si se aprovecha, se puede sacar de ella una buena experiencias e incalculables beneficios.

¿Qué se necesita para ser deportista de alto rendimiento? Compromiso a tiempo completo, sacrificio, dedicación y trabajo en equipo. Desde edades muy tempranas se ven bajo presiones desde diferentes actores sociales que pueden llegar a abrumar al joven.

¿Cuál es el límite? ¿Hasta cuándo y cuanto se le puede exigir a un deportista adolescente? Niños que deben dejar la escuela y hacerla a distancia para poder entrenar en doble o hasta triple turno en ciertos días, alejarse de la familia y de la vida de un adolescente para enfrentar la vida del deportista.

El verdadero significado de ganar y perder y del éxito del fracaso lo dan la actitud y el comportamiento con los cuales se ha jugado el partido o se ha corrido la carrera, antes, durante y al término de estos, y lo que se haya aprendido durante ese proceso.

Para convertirse en atleta de alto rendimiento uno de los factores más importantes es el control emocional. Otro es la concentración ya que todas las acciones las necesitan por más simples que fueran. Cuando uno pierde el control de sus emociones, la concentración sufre de inmediato, y cuando no estamos concentrados, perdemos autoconfianza. No hay auto-confianza si no hay concentración o control emocional. Y no hay éxito deportivo sin concentración.

En los Juegos Olímpicos de la Juventud

Si bien cuando se gana a un deporte a un oponente existe la consecuente cuota de placer, todo indica que es la autosuperación la que opera con mayor intensidad en el principio psíquico que regula el placer humano.

Los adolescentes se enfrentan a nuevos escenarios como el apoyo o la crítica de gente desconocida y que los contactan por las redes sociales para emitirles sus pensamiento. Fue habitual oír a algunos atletas asombrados por la cantidad de seguidores que aumentaron en Instagram u otras como Facebook y Twitter.

Hay que tener en cuenta que son deportes que muchos durante el año se realizan ante un público que no es multitudinario y donde los más cercanos son los padres y demás familiares. En gimnasia el lunes 15 de octubre, la fila comenzó a las ocho de la mañana y el evento era a las cinco de la tarde.

Algunos deportistas individuales padecieron el hecho de tener tanto público alentando por ellos cuando en su caso tienen apenas quince años. Solo tómese un minuto para pensar lo que sería que a esa edad sentiría si un estadio con centenas de personas están alentando por uno. El ganar se vuelve primordial para no decepcionarse a uno mismo ni a aquellos que tomaron el tiempo de viajar hasta allí.

Los que más lo sufrieron fueron los atletas de disciplinas individuales que luego de las competencias lo señalaron como Mateo Delmastro, deportes de combate como Tello, Martina Armanazqui de esgrima cuando la nombraron en la presentación de todos los atletas comentó que la puso nerviosa y directa o indirectamente afecta en el rendimiento deportivo.

Premiando al ganador y concentrando toda la atención en las estrellas de cada disciplina se pierde parte del significado del deporte. ¿Hay que admirar a los atletas que no logran su objetivo por un minúsculo detalle? ¿Qué diferencia hay entre los perdedores y los ganadores?

El respeto al rival y la humildad deberían ser entre los dos valores que más se fomentaran en día en cualquier deporte. El día en que los jóvenes argentinos de futsal perdieron ante Brasil, no saludaron a la hinchada ni dialogaron con la prensa. Hay que tener en cuenta que en Tecnópolis hubo fila desde la mañana y el partido era a las ocho de la noche.

La carrera por la victoria empieza generalmente en edades muy tempranas con padres sometiendo a sus hijos a horarios maratónicos y a sacrificios que condicionarán su complexión física durante el resto de su vida. O todo lo contrario, como ocurrió con Broly que comenzó su acercamiento al breaking escapándose al frente de su casa donde su padre daba clases y comenzando a bailar y hacer piruetas cuando tenía cuatro años.

La realidad es que aquellos deportistas que participaron y aquellos que no pudieron llega deberán concentrarse en el futuro sin olvidar estos Juegos Olímpicos de la Juventud pero sabiendo que la mayoría de los torneo no serán ante un público mayor.

Fotos: Vero Simón y Martín Waichman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mirá también
Cerrar
Volver al botón superior