fbpx
Hockey sobre césped y pista

Hambrientos de más gloria

Los Leones hicieron historia. Vencieron 2-1 a España y se metieron en las semifinales de los Juegos Olímpicos de Río 2016. Peillat y Gilardi fueron los autores de los goles de la victoria. Ahora esperan por el rival del cruce del martes.

Por Fernando Torok

En la previa de los Juegos Olímpicos se apreciaba que Los Leones podían tener un paso histórico por Río. El destacadísimo tercer puesto en el Mundial de La Haya y las buenas performances en los torneos internacionales subsiguientes alimentaban la ilusión.

Y este domingo, después de lograr el boleto a cuartos que ya permitía igualar el octavo puesto (mejor performance hasta el 2016), el pálpito se concretó. Los dirigidos por Carlos Retegui mostraron un primerísimo nivel en los cuartos de final ante España para terminar venciendo por 2-1. Así jugarán semis el martes y uno de los dos partidos por medallas el jueves.

Artículos Relacionados

Los Leones tuvieron un buen inicio. En unos primeros minutos de muchísimo nerviosismo -que hasta incluyó un cruce de palabras entre Agustín Mazzilli y el mismo Retegui-, ambos equipos se estudiaron para encontrar errores en el rival. Durante este juego de paciencia y control mental, Argentina fue mejor.

A medida que le fue encontrando la vuelta a los Redsticks, halló huecos para explotar. Así forzó córners cortos, vía por la cual llegó la apertura del marcador. Con tiempo cumplido, Peillat hizo gala de su característica arrastrada para poner el 1-0 que desató la locura argentina en Deodoro.

Con la ventaja a su favor, Argentina jugó mejor el segundo parcial. El equipo de Retegui sostuvo la posesión de la bocha y ejerció un gran trabajo de presión en la mitad de canfcha para evitar que su rival entre en juego. Sólido en ambos lados de la cancha, el elenco nacional tuvo dos chances para estirar la ventaja a través de jugadas fijas, pero no las pudo capitalizar.

El tercer período mostró dos caras. Durante los primeros cinco minutos se mantuvo la tónica de la primera mitad, donde Los Leones tuvieron más la bocha y contaron con córners cortos que no pudieron ser aprovechados.

A medida que fue pasando el tiempo, España se vio obligada a salir con todo en busca del empate. Con una mayor posesión y atacando con varios hombres, el equipo europeo forzó a Argentina a replegarse. Gracias a un sólido marcaje, la Albiceleste se mantuvo al frente, pero con el vaticino que los últimos quince minutos iban a ser para el infarto.

El cuarto final encontró al combinado nacional defendiendo en territorio propio frente a una España completamente abocada al ataque. Tras varios intentos, el conjunto europeo logró su cometido. En un córner corto, a seis minutos del cierre, el equipo igualó la historia de la mano de una gran arrastrada de Pau Quemada.

Pero Los Leones tuvieron respuesta rápida. Luego del enojo de Retegui por el empate, los chicos argentinos fueron con todo en busca de la victoria. Tras tantas chances desperdiciadas en los primeros tres cuartos, llegó el desahogo. En un córner corto una falta española llevó a un penal. Fue allí donde Gilardi sentenció la historia con un gran remate hacia la izquierda del arquero. Golazo, festejo y Argentina sigue feliz en Río.

De esta manera, los chicos argentinos esperan rival. El martes chocarán, con horario a confirmar, contra el ganador del duelo entre Alemania y Nueva Zelanda. Seúl 1988 quedó en los libros, Río 2016 es y será la nueva máxima historia olímpica para el hockey masculino argentino.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior