fbpx
Canotaje

“Feliz de vivir el mayor sueño del deportista”

Brenda Rojas habló con Argentina Amateur y no escondió su felicidad después de decir presente en Río 2016. La palista nacional se mostró feliz con la performance en K4 500 mts y quiere seguir trabajando para llegar cada vez más lejos.

Por Fernando Torok

A sus 20 años, Brenda Rojas logró alcanzar algo que muchos sueñan y muy pocos logran. La palista argentina tuvo la oportunidad de vivir sus primeros Juegos Olímpicos en Río de Janeiro. De la mano del K4 500 mts, la bonaerense oriunda de San Pedro tuvo la chance de representar al país junto a Alexandra Keresztesi, Sabrina Ameghino y Magdalena Garro.

Siendo una de las más jóvenes de la delegación (la más chica fue la tiradora Fernanda Russo que terminó 20° en rifle de aire), la argentina integró un cuarteto que finalizó 13° en la tabla general luego de finalizar 5° en la Final B con un tiempo de 1m41s394, lejos de los mejores del mundo y apenas por encima de Serbia entre los equipos participantes.

Artículos Relacionados

Pero más allá de los números y de los posibles análisis que se puedan hacer pensando a futuro, la argentina está tranquila. “Hicimos todo lo que teníamos para dar. Ahora hay que ver que falta y aprender de eso”, analizó frente a Argentina Amateur sobre su performance.

Al igual que el resto del equipo, Río significó su primera experiencia olímpica y sobre la misma recuerda: “Es maravilloso estar en un Juego Olímpico, lo que más me gusta es la humildad de esa gente. Siento alegría de haberme demostrado que puedo estar ahí y a la vez un poco de nostalgia porque ya pasó. Pero feliz de vivir el mayor sueño del deportista”.

Ya en San Pedro y luego de haber reconocida en su vuelta a su lugar en el mundo la argentina piensa en lo que viene. “Después de descansar y pensar en frío, voy a seguir con el mismo objetivo que tuve hasta ahora. Estar en el equipo y ser cada día un poco mejor. Quiero seguir trabajando con los sentimientos que siempre le pongo”, sostiene una palista que en poco tiempo empezará a recorrer las aguas que, anhela, la depositarán en Tokio 2020. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior