fbpx
Hockey sobre césped y pista

“En la cancha te sentías invencible”

Paula Ortiz habló con Argentina Amateur luego de ser integrante de Las Leoncitas que fueron campeonas del mundo junior en Santiago de Chile. La volante nacional se mostró inmensamente feliz por el resultado y afirmó que el grupo tuvo “una esencia única” que permitió el resultado. Además dejó un mensaje para las futuras generaciones.

Por Fernando Torok

Relajada y feliz. Con una alegría incontenible que le brota por los poros, le recorre el cuerpo y se traduce en una sonrisa. Así se presenta María Paula Ortiz después de un 2016 inolvidable para ella.

La volante de 19 años, oriunda del Club San Martín, vivió su primera experiencia olímpica con Las Leonas y tuvo revancha después de no poder estar en el Champions Trophy de Londres. En su categoría (junior) se consagró campeona tanto en el Panamericano de Trinidad y Tobago como, el pasado 4 de diciembre, en la Copa del Mundo en Santiago de Chile.

Artículos Relacionados

Su producción mundialista fue vital. No sólo fue una importante generadora de juego para el plantel, sino que también que hizo sentir su presión defensiva a los seis rivales que enfrentó Argentina en el torneo. Su esfuerzo se vio recompensado cuando en el inicio del segundo tiempo en la final ante Holanda, marcó el 3-1 del 4-2 que terminó coronando al seleccionado en la categoría después de 23 años.

Ya más distendida, sin tantos apuros por el torneo o la preparación, Argentina Amateur se dio el gusto de poder hablar con la jugadora luego de su conquista junto a Las Leoncitas en tierras trasandinas.

Después de un Panamericano perfecto, se dio una Copa del Mundo excelente que terminó con broche de oro. ¿Qué opinión te merece lo hecho en todo el año?

Hicimos un proceso excelente. Nos preparamos de la mejor manera después del Panamericano. Seguimos perfeccionándonos en todos los aspectos: técnicos, tácticos, físicos y psicológicos. Estábamos seguros y apuntamos siempre a ser el mejor equipo que podamos ser.

Antes de la final se veía a Holanda muy sólida tanto en ataque como en defensa. ¿Cuál era la clave para ganarle?

Sabíamos que Holanda era un gran equipo, por algo llego a la final e hizo el torneo que hizo. Pero vimos videos, y luego de un gran trabajo del cuerpo técnico buscamos sus puntos débiles en el juego, como sus salidas, las presionamos muy bien. Nos gusta mucho presionar asique nos vino bien porque es parte de nuestro sistema de juego.

Al ser campeonas se quebró una racha de 23 años sin poder ganar el torneo. ¿Por qué creés que se termina dando?

Se dio por todo el trabajo hecho durante estos dos años. Mucha dedicación y esfuerzo día tras día, entrenábamos desde las dos de la tarde hasta las once de la noche. Sin dudas fuimos el equipo mejor preparado.

¿Qué opinión te merece lo hecho grupalmente?

Este grupo tiene una escancia única, algo que no sentí con ningún equipo. Tanto el cuerpo técnico como las jugadoras somos muy unidos y nos queremos mucho. En la cancha te sentías invencible, teníamos mucha confianza entre nosotras e individualmente. Todas sabíamos a qué jugábamos y teníamos el sistema muy claro. Eso facilitaba todo, sin mirarnos ya sabíamos que movimientos estaba haciendo la otra. Estuvimos muy conectadas en todo momento.

¿Cómo fue el festejo después de ganarle Holanda?

El festejo es algo que no voy a olvidar nunca. Todo el trabajo hecho valió la pena. Lo más lindo fue festejarlo con el grupo y la familia, lloramos todos de la emoción (risas).

¿Qué análisis hacés de tu paso por el torneo?

Creo que hice un buen torneo y fui creciendo partido a partido. Me voy muy conforme y feliz de poder convertido en la final de un Mundial, es algo inolvidable.

Tuviste un año en donde después de no poder ir al Champions Trophy, disputaste tu primer Juego Olímpico y ahora se te da el título mundial en junior. ¿Qué balance hacés del 2016?

Fue un año largo. Me tocó a veces estar, otras no. Pero la clave está en seguir peleando siempre y no rendirse nunca. Apuntar a ser mejor día a día, porque siempre se aprenden cosas nuevas. ¡Pero, sobre todo, disfrutar!

Por último, la jugadora dejó un mensaje para todas aquellas próximas chicas que sean seleccionadas para formar parte de Las Leoncitas: “Disfruten de este proceso que es hermoso y se pasa muy rápido. Que estén unidas y que se entrenen al 100 %. Siempre se puede ser un poco mejor. Y que todo ese esfuerzo realmente vale la pena y el premio es mucho más que un medalla, ¡es una marca en nuestra vida que no se compara con nada!”

Deja un comentario

Volver al botón superior