fbpx
BásquetDeportesNoticias

La prueba que se necesitaba

Argentina mostró temple y venció 92-86 a Canadá en suplementario. El equipo de Sergio Hernández había arrancado bien, pero bajó el ritmo y necesito de una verdadera prueba de carácter para sumar su segundo triunfo en la FIBA AmeriCup. Scola salió lesionado, Campazzo fue la figura con 23 puntos.

En el camino a construir un próspero futuro, Argentina pareció haber encontrado el perfecto ladrillo para edificarlo: la actitud. En una noche de altibajos para el elenco nacional, el conjunto Albiceleste volvió a la fuente del éxito (la garra) para remontar y vencer por 92-86 a Canadá en tiempo suplementario, despertando el delirio de toda Bahía Blanca.

El dueño de casa parecía que iba a tener una noche tranquila. Arrancó muy bien en ambos lados de la cancha, con buenos pasajes ofensivos de Deck y Garino para tomar una ventaja máxima de 14 sobre el meridiano del segundo cuarto.

Artículos Relacionados

Sin embargo, cuando Canadá mejoró en defensa, las individualidades nacionales no se pudieron hacer valer y el elenco norteamericano pasó al frente. El silencioso trabajo de Andrew Nicholson se hizo notar para tomar una ventaja de 40-39 a segundos del descanso. Más allá de esto, Lucio Redivo clavó un bombazo desde el costado para el 42-40 con el cual fueron a los vestuarios.

A pesar del triple de Redivo, el tercer período volvió a mostrar mejor a Canadá. Heslip, Mayes y Nicholson tomaron las riendas del juego para no permitir que Argentina entre en ritmo. La falta de buena consistencia local le permitió al cuadro vestido de blanco tomar la ventaja y hasta llegar a tener una máxima de 10 a falta de cinco minutos para el cierre del partido.

Allí fue cuando Sergio Hernández motivó a los suyos. “Estamos perdiendo en casa y a este ritmo vamos a perder. Tienen un promedio de 20 años, ¿vamos a seguir marcando en nuestro campo?”, desafió el entrenador a su plantel. La frase fue bien entendida. Argentina salió a combatir en toda la cancha, dejando vida y alma en el marcaje para luego facturar en ataque. Campazzo, Garino y Deck lideraron la remontada, mientras que una volcada de Saiz al filo del reloj puso el empate en 79 que llevo el encuentro a suplementario.

Una racha de 5-0 de Canadá lo volvió a perfilar para el triunfo, pero allí la historia fue diferente. Argentina tenía bien en claro que hacer y Facundo Campazzo ejecutó a la perfección. El equipo dejó todo en cada pelota y el base fue letal en ataque con sus constantes penetraciones. Además, clavó un bombazo a 10 segundos del cierre para sentenciar la historia 90-86.

Con este triunfo, Argentina se mantiene como líder del Grupo B, a pesar de ya saber que estará en el Final Four de Córdoba. Este martes será su último partido de la primera fase, cuando enfrente a Islas Vírgenes desde las 22hs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mirá también
Cerrar
Volver al botón superior