fbpx
NataciónSlider

Macarena Ceballos: “Hay cosas que me hubiera gustado compatir con mi mamá”

La nadadora argentina Macarena Ceballos contó la historia de su mamá, que fue víctima de las explosiones de la planta piloto de la UNRC. “Es una tristeza que no se va, que cada día duele un poco menos”, dijo emocionada.

En una emotiva entrevista con Somos Río Cuarto, la nadadora Macarena Ceballos habló sobre la pérdida de su madre. Liliana Giacomelli, doctora en química, fue una de las seis víctimas fatales en las explosiones de la planta piloto de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Río Cuarto. 

Este siniestro sucedió el 5 de diciembre de 2007 y rememorando la fecha Macarena decidió ir al lugar. “Sentí que tenía que volver a ir pero busqué la manera de que no doliera tanto”, sostuvo. Además contó no tiene recuerdos de haber ido a la Universidad, después de accidente, aunque en 2014 se anotó en la Licenciatura en Educación Inicial pero sólo fue tres clases porque “se hacía muy duro y dejé”. Aseguró que posee recuerdos de haber asistido a actos salvo en 2017 cuando se cumplieron 10 años.

En 2007 Macarena tenía 12 años, su hermana mayor catorce y las menores ocho y cinco. Relató que ese miércoles 5 de diciembre las retiraron del colegio unos primos. Lo que les resultó raro y pensaron que había pasado algo con la familia. 

“Es difícil entender, es una tristeza una angustia, que como vi en una serie, nunca se va cada vez duele un poco menos”, explicó entre lágrimas. Y siguió: “Hay años y años, esta vez lo puse en fotos, lo sentí así, tuve un año movido, me operé el hombro, con el covid, la Universidad, el nacimiento de mi sobrina que es la que nos devolvió la vida”. “Fue un año muy significativo y digo como me gustaría haber compartido algo, que hubiese estado presente en algo”. 

“Hay cosas que no entiendo y que no aceptó”, afirmó. Luego ejemplificó con los árboles plantados en memoria de las víctimas. “Justo para mí mamá y alguien más que no recuerdo el nombre, pido disculpas por no acordarme, plantaron unos manzanos”. Y continuó: “Con mi hermana, que me acompañó, le preguntamos a mi papá cuál era el árbol, porque no conocíamos, nunca habíamos ido al lugar y queríamos sacarle una foto”. Entonces Ceballos comentó que su papá les explicó que los dos manzanos se murieron porque nos los cuidaron como debían, porque necesitaban más riego y menos sol. “Ahí pensé no cuidan un árbol que ellos mismos plantaron, entonces ¿qué estamos pidiendo?. Cuando es política están para los actos y después no cuidan como deberían”.

También habló sobre el juicio y las personas que fueron juzgadas. “Todos sentimos un poco de alivio pero la verdad es que a mi mamá no me la devuelve nada”. Y cerró: “Maldigo haber tenido que ir a la escuela ese día, porque mi mamá no hubiera ido a trabajar para quedarse con nosotras”.

Foto: Peri Soler

Invitame un café en cafecito.app

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver al botón superior