fbpx
DeportesNataciónNoticiasSlider

Guillermo Bertola: “los Juegos Olímpicos son un sueño pendiente”

La historia de redención de un campeón mundial que se equivocó y pagó. Volvió a vestir la camiseta argentina para llevarla a lo más alto de Sudamérica.

Por: Franco Zabala

¿De quién habla la nota?

Guillermo Bertola, nacido el 26 de diciembre de 1989 en la ciudad de Córdoba, es un nadador de aguas abiertas, especializado en la carrera de 10km.

Guillermo Bertola

En su palmarés, se contabilizan un total de 8 medallas World Aquatics, dos de oro, tres de plata y tres de bronce, todas obtenidas en un mismo tipo de campeonatos: los Ultra Marathon Swim Series. Estos son un tipo de torneo que, si bien tuvieron su última aparición el año pasado, tienen mucha historia dentro de la natación mundial.

Los mundiales, desde este año, dejaron de contar con la prueba de 25km, por lo que ahora, ninguno de los dos torneos de mayor prestigio dentro del circuito cuentan con una carrera superior a 10km. Los Ultra Marathon eran un conjunto de distintos recorridos, donde las grandes figuras de las aguas abiertas podían competir en distancias como los 88km de Hernandarias – Santa Fe. Son “los” y no “el” porque convergen las maratones y los Grand Prix. Según cuál de los torneos sea, son 4 o 5 encuentros, todos en distintos lugares y metrajes.

Fue en este torneo en donde Bertola alcanzó su máximo logro, la corona del mundo. Durante el Grand Prix de 2017, el cordobés alcanzó el oro en los 32km en el Lago Sain Jean de Canadá; y el bronce en las instancias de Macedonia (32km) e Italia (16km); el único lugar donde no fue medallista fue Santa Fe, donde no participó. Como dato curioso, ese circuito se lo llevó Damián Blaum, otro compatriota e histórico nadador argentino.

Guillermo Bertola
Bertola tras quedar 3º en Italia
Foto: Uno Santa Fe

La sumatoria de resultados le otorgaron el primer puesto en la tabla general, el cual compartió con el macedonio Evgenij Pop Acev.

Posterior a eso, el siguiente logro en la vida de Bertola sería uno que terminaría borrado de su palmarés: la medalla plateada de los 10km que obtuvo en los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

¿Por qué fue borrada? Porque en 2020, Guillermo Bertola fue sancionado por la entonces Federación Internacional de Natación (hoy World Aquatics), por lo que se conoce como doping biológico.

Sobre su sanción

Guillermo Bertola
Bertola, con la medalla que obtuvo en los 10km en Perú
Foto: Prensa Córdoba

Desde hace más de una década, los deportistas de alto nivel deben prestarse a numerosos controles de sangre y orina para poder construir un pasaporte biológico. Esto no es más que un término elegante para un registro continuo o módulo hematológico y endócrino. De esta forma, se logra un estándar personalizado en cada deportista, y se hace más fácil ver cualquier tipo de irregularidad.

Por supuesto, si un atleta debe tomar una medicación para mantener su salud, y esta altera uno u otro valor, no será descalificado de competencias, siempre y cuando esta modificación sea justificable y legal.

El lunes 8 de junio de 2020, Bertola fue sancionado por no haber comunicado que había recibido una transfusión de sangre en 2018, debido a que se encontraba anémico.

En ese momento, el castigo de la FINA fue de 4 años, desde enero de ese año, hasta 2024. Sumado a la suspensión, el cordobés perdió todas las medallas que obtuvo desde 2018. Entre las preseas devueltas, se encuentran los subcampeonatos del Mundial FINA de maratones, y la plata del Sudamericano 2018; además de la ya mencionada de Lima 2019.

Actualidad

Hace poco más de un año, Bertola confirmó que, a través de una intervención con abogados, había logrado reducir la pena, y que “para octubre ya podría competir”.

Guillermo Bertola
Gian Franco Turco y Guillermo Bertola tras correr los 5km en los Juegos Sudamericanos de Playa Santa Marta 2023
Foto: COA

El pasado lunes 7 de agosto, AAD se comunicó con Bertola, con motivo de su vuelta a las competencias, a la Selección Nacional, y su gran desempeño en los Sudamericanos de playa.

En un principio, Bertola explica que hay una gran diferencia entre la natación carrera, practicada en piletas de distintas medidas, y las aguas abiertas: en este último deporte, el cansancio es parte fundamental del entrenamiento.

Bertola explica que en aguas abiertas no sirve trabajar descansado, cosa que sí funciona para los que nadan en pileta, que necesitan nadar con la potencia, para poder dar su mejor rendimiento. Según el cordobés, saber dar un trabajo de calidad con una fatiga muy alta, es una parte fundamental del entrenamiento.

Esto sucede debido a la duración de las carreras. “A nivel psicológico, también es muy duro el choque que sentís de cansancio, si nunca lo experimentaste, te asustás”, comenta Bertola. A diferencia de la pileta, donde para hacer un simulacro de carrera, se debe estar descansado, en aguas abiertas se trata de emular lo que va a sentir el nadador cuando esté en los 20km o más.

Un velocista no experimenta fatiga en su carrera. Lo que puede llegar a experimentar es una acumulación de lactato y falta de aire por la velocidad. Nosotros, por la cantidad de horas nadadas, experimentamos fatigas muy diferentes al ácido láctico. Son dos tipos de cansancio muy distintos.

Bertola, sobre las disimilitudes entre la pileta y las aguas abiertas

Guillermo Bertola es conocedor de ambas sensaciones debido a que ha tenido que hacer entrenamientos enfocados en la velocidad, para mejorar su “velocidad crucero”. “Si yo mejoro mi velocidad de sprint, después voy a tener una mejor velocidad crucero, y me va a ser más fácil hacer los cambios de ritmo”, explica el nadador.

¿Cambios de ritmo en una carrera de 10.000 metros? Sí.Cerrar una carrera de 10km, con diez nadadores en una misma línea, a veces se define como si fuera una prueba de 50m“, describe Guillermo Bertola. Lo dice con razón, puesto a que en la prueba de 5km en Santa Marta, se llevó la de bronce y quedó a 37 centésimas de Turco, quien se llevó la de plata.

“Aborrezco entrenar en pileta, y admiro a todos los de pileta por la potencia que tienen. Yo odio entrenar eso. Los de pileta aman entrenar potencia y odian el fondo, yo al revés. Yo prefiero no tener que hacer tantos piques porque eso realmente me desgasta”.

Bertola, sobre sus preferencias.

Como dato, Guillermo Bertola nadó un total de 8 veces la carrera más larga del mundo, la Hernandarias – Paraná, que encausa un total de 88km. Por norma general, esta se hacía una semana después de la legendaria Santa Fe – Coronda, de 57km, y tendía a durar alrededor de una hora y media más.

Tenías las dos carreras más largas del mundo, pegadas. Un día 57km, y a la otra semana sabías que ibas a pasar por todo el cansancio psicológico, más una hora y media más”.

Bertola y las sensaciones de la prueba.

El nadador menciona que esa prueba te destruía la cabeza. Actualmente, la prueba no se corre más por distintos motivos, entre ellos el económico y el bajo aforo de la misma.

– ¿El momento más sufrido en el agua?

Terminé la prueba, el río estaba en un caudal muy bajo, por ende no había correntada y la prueba duró mucho más de lo debido. Me acuerdo que nadé 11 horas y 2 minutos, mis primeros 88km. El día no se terminaba más, pensé que nunca más se iba a terminar ese día.

Sumado a esa experiencia, Bertola también recuerda una de sus dos vueltas por Canadá. Un año después de aquella vez que ganó el Grand Prix en 2017, cuando instauró un nuevo récord mundial en el cruce del lago Saint Jean, Guillermo hizo la misma carrera, pero sin traje de neoprene.

En 2018, las autoridades tomaron la temperatura desde una de las costas, y el veredicto final fue que no era necesario utilizar neoprene. El reglamento de World Aquatics, el ente máximo de los deportes acuáticos, reza: desde el primero de enero de 2023, en toda competencia en la que el agua se encuentre por debajo de los 18ºC, el uso de traje es obligatorio“.

“En ese año no nos dejaron usar traje. Nunca en mi vida había sentido ese frío, te llega hasta los huesos. Es indescriptible la sensación”.

Bertola, sobre su segundo paso por Canadá

Guillermo Bertola cuenta que, para cuando salió del agua, su temperatura corporal estaba en 29ºC. Terminé la carrera inconsciente prácticamente, recuerda el nadador. En ese pleno estado de shock, fue llevado en una camilla directamente al hospital, para posteriormente cortarle la malla con una tijera, y comenzaron a darle calor.

Para recuperar la temperatura corporal y evitar otro golpe repentino, fue colocado en piletas progresivamente más cálidas, hasta que regresó a un estado saludable.

“Esa fue una de las veces en las que más sufrí. Más de una vez sentí ese cansancio en el que decís, si sigo nadando me voy a morir”.

Bertola, sobre los dolores extremos del deporte.

Para el cordobés, hay una injerencia directa de la mentalidad del nadador, debido a queinevitablemente, el físico falla. Guillermo Bertola dice que se podría considerar al dolor por el que se pasa durante un circuito como “morboso“, porque el nadador es perfectamente consciente de que es absolutamente inevitable, y deberá estar dispuesto a atravesarlo.

“Vas a tener que pasarla muy mal para sacar un buen resultado. Si no la pasas mal, no dejaste todo. Un buen resultado es que no te quede nada en tu cuerpo, ese es el resultado con el que te podés quedar conforme”.

Bertola, sobre un buen resultado en las aguas abiertas

Su retorno con la albiceleste

En el podio de los Juegos Panamericanos
Turco y Bertola, con las medallas conseguidas en los 10km
Foto: COA

– ¿Qué significó Santa Marta para vos?

– El último torneo fue muy importante, fue la vuelta a la competición. Pensé que ya estaba un poco viejo, pero decidí seguir entrenando. Cuando clasifiqué y se me dio la oportunidad de volver a representar a la Argentina me puse muy contento.

Bertola tiene 33, y registra sus primeras competencias en aguas abiertas hace ya más de 15 años. Esto tiene sus beneficios y desventajas. En un primer lugar, remarca que su experiencia es un recurso prácticamente incomparable. No es lo mismo tener un debut en un Sudamericano, que haber logrado un campeonato mundial.

En cuanto a los puntos negativos, la escasez de competencia lo hizo dudar, sobre todo cuando vio la edad del resto de competidores, con una explosividad la cual ya no estaba en su cuerpo. “No era el más veloz, pero con una buena estrategia todavía estoy luchando en el más alto nivel”, cuenta el cordobés.

Abanderado en la clausura de los Juegos Suramericanos de Playa
Bertola, con la bandera de ceremonia en el cierre del torneo

Al finalizar el torneo, a Guillermo le informaron que había sido el atleta con más medallas en toda la delegación, y que por eso le iban a otorgar la bandera.

“Una sensación que nunca experimenté. He visto a grandes atletas llevar la bandera, y siempre me pregunté qué se sentía. En el momento en el que me tocó a mí, después de tantos años sin poder ni siquiera vestir una prenda de la selección, fue una emoción grandísima para mí y para toda mi familia”.

Bertola, sobre sus sensaciones con la bandera.

En un principio, Bertola creyó que la falta de ritmo competitivo le iba a pasar factura, y no iba a poder asomarse al podio, aunque esto no fue así. “Estuve para pelear cualquier color de las medallas”, dijo el cordobés.

Con esta edad, se plantea una vida “paso a paso”, mes a mes. El año en el que terminó como campeón del mundo, Bertola estuvo muy cerca de dejar el deporte, y se dio una última chance en los Grand Prix.

“Tengo un sueño pendiente, que es clasificar a los Juegos Olímpicos, que va a ser ahora el intento de clasificar, en febrero. Aunque igualmente creo que ya di un lindo cierre para mí y para mi familia, con la bandera”.

Bertola, sobre su futuro en el deporte.

Del 2 al 18 de febrero de 2024, se llevará a cabo, en la ciudad catarí de Doha, el vigésimo primer Campeonato del Mundo de Deportes Acuáticos. Allí, se corren solamente los 10km, y los primeros 13 lugares de cada género obtendrán su plaza clasificatoria a los Juegos Olímpicos de París 2024.

Para poder llegar a Catar, Bertola deberá participar de una carrera en Santa Fe, en el mes de noviembre, la cual actuará de clasificatorio para el Mundial.

– ¿Hay golpes en las carreras?

– Sí, hay mucho roce. Generalmente cuando vamos a girar en una boya, ahí se producen demasiados golpes.

Bertola cuenta que, para evitar este tipo de situaciones, se ha implementado un sistema de amonestaciones muy similar al del fútbol: una tarjeta amarilla es una advertencia, con dos acumuladas, se genera una roja, la cual te expulsa de la carrera. También se puede obtener una tarjeta roja directa. El color de la tarjeta dependerá del nivel de agresión que se cometa.

“Siempre en un Mundial tiene que haber dos expulsados mínimo, y siete u ocho amonestados. Te jugás mucho, todos van muy nerviosos, la tensión y la brutalidad siempre es muy alta”.

Bertola, sobre las amonestaciones.

Su experiencia tras ser suspendido

Guillermo Bertola
Bertola antes de correr los 10km en Lima

“Es algo que forma parte de mi vida, es una mancha que no pretendo ocultar, sino que se vea y que sea producto de una persona totalmente reparada, que decidió volver. A través de la resiliencia de querer regresar a lo más alto, después de haber tocado fondo”.

Bertola, sobre sus ambiciones.

El cordobés cuenta que la sanción, sumada a la cuarentena, lo llevó a pasar una época muy dura, con vaivenes constantes entre dejar y volver al deporte. Es en gran parte por eso, que las medallas que logró recientemente valen tanto para él.

“Me saqué una mochila enorme, fue muy gratificante. Estábamos muy emocionados con la familia porque ellos saben por todo lo que pasé, los momentos de silencio y oscuridad. Si bien los intenté ocultar, la pasé mal”.

Bertola y su pasado.

Hoy lo ve como una revancha conseguida, después de haber pasado por una cantidad de momentos de duda que “ya no puede contar con los dedos de las manos”, y a los que están pasando por un mal momento, les deja el siguiente mensaje: “dense el momento para caer, pero sepan que cuando tocan fondo, sólo queda ganar; sigan intentando, que en algún momento el sol sale”.

Pre sanción, su última competencia fueron los Juegos Panamericanos en Lima, e intentó que la primera en su vuelta fuera la Santa Fe – Coronda, de noviembre del año pasado. De cualquier forma, no lo pudo lograr porque dos días antes de la competencia, se enfermó, y levantó fiebre.

Su vuelta se retrasó hasta abril de este año, cuando quedó entre los dos primeros, en un clasificatorio que se organizó en la ciudad de Santa Fe. Allí, junto a Gian Franco Turco, Bertola se ganó la plaza para ir a Santa Marta 2023, el que sería su primer torneo oficial post sanción.

“Físicamente no llegue como quería, pero en cuando al hambre de victoria, estaba al 200%, y capaz eso pega más”.

Bertola, sobre Santa Marta 2023.

Últimos detalles personales sobre Guillermo Bertola

Guillermo Bertola después de entrenar
Bertola, después de entrenar

Actualmente no recibe ningún tipo de apoyo económico, debido a que reciben las becas “por año vencido”; es decir que pasado un año de su resultado, le darán una beca por sus medallas.

Para poder mantenerse, pasó estos años con distintos negocios personales, mayoritariamente con una fábrica de hielo, y con la compra y venta de autos. Si bien hizo algunas especializaciones variadas, no pasó por ninguna carrera universitaria, sobre todo por el tiempo que le lleva el deporte.

En cuanto a las creencias, es “totalmente agnóstico”, rechaza fervientemente cualquier tipo de cábala o existencia de algún ser superior. Es de los que piensan que “si es, es por el esfuerzo y la cabeza”.

El nadador en la cancha de Belgrano de Córdoba
Bertola, con la medalla de Lima 2019, en la cancha de Belgrano

Es un gran hincha de Belgrano, club al cual representa desde hace ya también un largo tiempo.

En cuanto a la música, no tiene ninguna preferencia, no le cambia escuchar folclore, rock nacional, trap, cumbia, o lo que sea. Algo similar le sucede con el cine, donde “disfruta el ritual”, antes que cualquier película que pase.

“Lo que valoro es la compañía, no lo que se haga. Capaz estás en el mejor lugar del mundo, pero si la compañía no es buena, te podés llevar una mala experiencia”.

Bertola, sobre sus actividades preferidas.

– ¿Un hobbie a parte de la natación?

– El paddle, amo jugar al paddle. Si hubiera tenido la posibilidad de jugar al paddle, lo hubiera elegido, es mi cable a tierra y mi psicólogo.

Si bien nunca le ha llevado una lesión por el paddle a su entrenador, admite que “se tira de cabeza” en todas las jugadas.

Juega en un club que se llama Paddle Box, acompañado de un grupo de amigos con los cuales formaron la “Sub 21“, donde arman distintos encuentros. “Me paso horas así, no solamente jugando al paddle, sino charlando con mis amigos o comiendo asado”, confiesa Guillermo Bertola, gran fanático del asado, tanto hacerlo como de comerlo.

¡Tu opinión nos interesa!

En AAD queremos saber qué contenidos te gustan, cuáles no tanto y qué otras temáticas te gustaría ver en nuestro medio.

Completá esta encuesta en menos de 5 minutos. Nos ayudás un montón

¡Gracias!

Deja un comentario

Volver al botón superior