fbpx
Fútbol

De pechito a la final del Mundial

Argentina sigue haciendo historia en Colombia y se metió en su primera final del Mundial tras vencer categóricamente 5-2 a Portugal. Los goles los convirtieron: Cristian Borruto, Damián Stazzone, Alamiro Vaporaki, Alan Brandi y Leandro Cuzzolino. Este sábado a las 16:30 irá por la copa ante Rusia.

La Selección Argentina de Futsal no se conformó con haber avanzado a las semifinales e ¡gualar la mejor marca en la historia de los mundiales. Todavía le quedaba algo en el tintero para seguir escribiendo capítulos para este equipo que en dos años y medio se transformó en leyenda. El conjunto dirigido por Diego Giustozzi accedió a la gran final del Mundial tras golear 5-2 a Portugal en un partido jugado a la perfección.

Los lusos venían de eliminar a Azerbaiyán por la mínima diferencia en su cruce de cuartos de final. Por otro lado, Argentina había goleado 5-0 a Egipto para acceder a la semifinal. La clave del partido pasaría por la táctica defensiva argentina para detener las embestidas de Ricardinho, uno de los mejores jugadores del planeta y que quería coronarse tras la eliminación del Brasil de Falcao.

Argentina pegó primero en el partido con una avivada de Titi Borruto que se aprovechó de una mala salida del arquero portugués y se la picó para luego cabecearla sobre la línea y asegurar el gol a los cuatro minutos. El encuentro siempre fue parejo, con llegadas para los dos y la igualdad en la posesión de la pelota.

Artículos Relacionados

Pero se dio un antes y un después tras el empate de Portugal. A los nueve minutos, Ré fue el encargado de anotar el 1-1. Argentina fue contundencia pura y en un abrir y cerrar de ojos aprovechó cada chance de tuvo para sacar distancia en el marcador.

El 2-1 fue obra de Damián Stazzone a los once minutos, recibió un pase desde la izquierda y quedó libre por el otro sector para empujar la pelota a la red. El tercero llegó treinta segundos más tarde y lo firmó Alamiro Vaporaki definiendo de pecho para corregir un remate de Leandro Cuzzolino apareciendo al lado del palo derecho. Un robo de Santiago Basile en la salida lusa significó una contra letal que aprovechó Alan Brandi para, entre las piernas del arquero, poner el encuentro 4-1.

Le sirvió y mucho a la selección sacar dicha diferencia ya que comenzó a jugar con la desesperación del rival. En el otro arco, las manos de hierro Nicolás Sarmiento, los palos y los rebotes en los jugadores argentinos le hacían perder toda chance de descontar al conjunto rival que se fue al descanso perdiendo por tres goles.

En el segundo tiempo todo siguió igual y el técnico portugués decidió jugar los últimos diez minutos del partido con arquero jugador. Argentina se defendió con solvencia y a la perfección. Con rombo o cuadrado, replegados, concentrados y atentos a cualquier chance para salir de contra, los jugadores argentinos nunca perdieron la cabeza a la hora de defender y no le permitieron al rival llegar al descuento. Una y otra vez soportaron las embestidas lideradas por Ricardinho sumado a un Sarmiento impecable bajo los tres palos, cerrando su arco bajo siete llaves.

La albiceleste le dio el golpe de knock out a Portugal con el tanto de Leandro Cuzzolino que llegó tras una infracción a Kiki Vaporaki en la puerta del área, tras el tiro libre el jugador del Pescara de Italia le pegó con un zurdazo mordido pero que alcanzó para dejar sin chances al arquero y a un jugador luso.

Quedó tiempo para un descuento del rival que se dio por una carambola tras un remate de afuera que le dejó el gol servido a Tiago Brito. El tiempo se consumió al igual que la esperanza portuguesa. Y a la vez Argentina se fundió en un abrazo que hubiese sido eterno si no fuera porque este sábado jugarán nada más y nada menos que ante Rusia por la copa.

Será a todo o nada, el título del mejor del mundo o el subcampeonato. Pero quedará en la retina de todos lo que estos jugadores hicieron en Colombia. Queda un paso más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior