fbpx
HandballNoticias

Gladiadores: más de 10 años de puro crecimiento

Ganarle dos días consecutivos a rivales europeos no es una sorpresa, es la derivación de un trabajo que se realizó desde hace más de una década con dos entrenadores que sentaron las bases del equipo. Un recorrido por los últimos años de los Gladiadores.
Por Romina Miranda
(@MirandaRomiOk)

Handball amateur y handball profesional. Del playón a estadios de primer nivel. Entrenamientos tres veces por semana a realizarlo todos los días. Y así se puede seguir con las diferencias. La mayoría de los actuales jugadores de los Gladiadores vivieron esto, el cambio 180° entre Argentina y el exterior, y vaya si no dio sus frutos.

Pensemos lo que es estudiar, trabajar, entrenar y enfrentar a rivales de primer nivel que tienen métodos muy sofisticados de entrenamiento y principalmente que son profesionales. Este equipo creció a cuesta de esfuerzo y más esfuerzo. El deseo de querer superarse y no permanecer en una medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 o de Lima 2019 es lo que genera el avance en cuanto a lo técnico y lo táctico.

Los Gladiadores cambiaron la mentalidad con la llegada de Dady Gallardo y, sumado al arribo de Manolo Cadenas, asumieron que estaban para más. Gonzalo Carou lo había confesado en una entrevista en 2017, su deseo de que el equipo tome una mentalidad más profesional. Nunca se debe olvidar que el handball en Argentina es amateur y si se hace un raconto de cuántos jugadores estaban desarrollando sus carreras en el exterior era un número que no tiene comparación con el presente. De los 18 deportistas que compitieron en el Cuatro Naciones de San Juan, solo cuatro juegan en Argentina, los demás lo realizan en el exterior del país como es Europa o Brasil.

Artículos Relacionados

Tal vez para los ajenos al deporte sea un dato vacío pero no lo es. Porque el jugar profesionalmente ya te da la exclusividad de dedicar tu vida al entrenar por lo que tomás otros hábitos de vida, de alimentación y físicos. En cambio, pensemos en el handball amateur: estudian, trabajan y entrenan a la noche; el cuerpo está agotado y sin descanso no hay formar de que rinda de la misma forma que otro. Un ejemplo claro es el de Lucas Aizen que recibió tres propuestas de Taubaté para irse a jugar allá pero el ex jugador de SAG Villa Ballester eligió terminar su carrera universitaria y luego partir hacia Brasil.

El término de Gladiadores dejó de ser solo un apodo para ser el nombre representativo de esta selección. Para muchos puede ser un nombre simplemente marketinero, pero para aquellos que son seguidores del equipo desde la década donde comenzó el 2000 no hay dudas de que concuerda al 100%. Los argentinos conformaron una identidad de juego y lo demuestran en cada encuentro.

La Era Gallardo

El trabajo no solo comenzó en la Selección Adulta, Gallardo se hizo cargo de los Juveniles en 2006, salieron campeones panamericanos, llegaron a la semifinal del Mundial y hasta la actualidad es la única vez donde una selección sudamericana lo haya hecho. Años más tarde lo hizo Brasil en la rama femenina.

Allí Dady tuvo como dirigidos en el Mundial Juvenil 2007 a los hermanos Fernández, Leo Maciel, Diego Simonet, Pablo Vainstein y Federico Vieyra; quienes continúan siendo la base de aquellos que clasificaron a la Selección por tercera vez a unos Juegos Olímpicos. Después con la Selección Junior fueron sextos en el Mundial y con la Adulta, clasificaron dos veces décimo segundo en Suecia 2011 y en Qatar 2015.

Desde la asunción de Dady Gallardo como Entrenador de los Gladiadores, Argentina continuó en una carrera de crecimiento y de integración en el primer mundo del handball. Ya no era utópico ganarle a una selección europea. Ya no era sorpresa ser invitados a torneos internacionales y hacerles partido.

Bajo el mandato de Eduardo Gallardo, obtuvo los siguientes logros: plata en Juegos Panamericanos Toronto 2015, oro en Panamericanos 2014, oro en Juegos Suramericanos 2014, bronce en Panamericanos 2016, bronce en Campeonato Panamericano de balonmano Masculino 2017, oro en Campeonato Panamericano de balonmano 2010 Santiago, oro en Campeonato Panamericano de balonmano masculino 2012 Buenos Aires, oro en Campeonato Panamericano de balonmano masculino 2014 Canelones y fue elegido como tercer mejor entrenador del mundo en 2011.

Luego llegó Manolo Cadenas y en dos años siguió con el equipo que tenía una identidad, que creó una escuela de handball, la del handball argentino. Marcó una forma de jugar diferente a lo que se venía jugando a nivel mundial y encontró un estilo propio de juego.

Equipos de memoria como el de Guadalajara 2011 y que llevaron a la Argentina a ser olímpica en handball masculino por primera vez: Matías Schultz, Gonzalo Carou, Pablo Portela, Diego Simonet, Andrés Kogovsek, Leandro Querín, Federico Fernández, Sebastián Simonet, Federico Vieyra, Juan Fernández, Damián Migueles, Agustín Vidal, Federico Pizarro y Cristian Platti.

Los Gladiadores campeones en Guadalajara 2011. Foto: Telam.

Han quedado partidos memorables en la conciencia de los argentinos como en el Mundial 2011 la ajustada derrota contra Polonia 23-24, la victoria ante Eslovaquia 23-18, el 27-22 frente a Suecia. En el Panamericano de Selecciones en Almirante Brown del 2012, los Gladiadores se coronaron campeón con un ajustado triunfo de 22-21. En Francia 2015 el empate en 24 contra Dinamarca, la victoria 30-27 ante Rusia. En los Juegos Olímpicos de Londres, los Gladiadores vencieron a Gran Bretaña 32-21.

Si se debiera adjetivar una derrota como la más dolorosa, para varios de los jugadores y del público será en el Panamericano de Tecnópolis 2016. Argentina perdió con Groenlandia ante estadio lleno, por ello debieron jugar la semifinal contra Brasil y con la derrota no solo perdió la oportunidad de obtener el cuarto panamericano consecutivo que hasta ese momento no lo había conseguido ningún equipo.

Argentina perdió con Groenlandia y se enfrentó en semis ante Brasil. Foto: Peri Soler.

El trabajo continuó con Mundiales de por medio, panamericanos y con el número de deportistas de la Selección que se iban a jugar al exterior. Si bien muchas noticias eran buenas, también debieron sortear lesiones que ponían en compromiso a los albicelestes en la previa a los torneos pero que fueron derribadas de forma satisfactoria porque cada jugador que era citado para una competencia oficial o para un simple amistoso, dejaba todo.

En Río 2016, los Gladiadores fueron olímpicos por segunda vez, allí los 14 elegidos por Dady Gallardo fueron: Gonzalo Carou, Federico Fernández, Juan Pablo Fernández, Fernando García, Federico Pizarro, Adrián Portela, Pablo Portela, Leonardo Querín, Matías Schulz, Pablo Simonet, Sebastián Simonet, Pablo Vainstein, Agustín Vidal y Federico Vieyra.

Los protagonistas del presente

De acuerdo a la base de datos de la CAH hasta agosto de 2019, Gonzalo Carou es quien lleva más presencias en la Selección Argentina con 253 partidos y 10 mundiales, en segundo lugar Kogovsek con 222 y en tercer lugar Matías Schulz con 217.

Jugadores como Gonzalo Carou fueron protagonistas y testigos del crecimiento del deporte en Argentina que desde el 2001 fue parte del plante Senior. Federico Fernández, desde su extremo izquierdo fue el goleador albiceleste en tres de los últimos cinco mundiales: en Suecia 2011 convirtió 40, en Francia 2017 anotó 39 y en Alemania-Dinamarca, 34. Además lo fue en Guadalajara 2011 con 32 y en Toronto 2015, 36.

Sebastián Simonet, el mayor de los hermanos debió superar fuertes dolores y actualmente regresó al handball amateur y de a poco se va despidiendo de la Selección. El ex Ademar León estuvo en los dos Juegos Olímpicos y es el que organiza el juego cuando tal vez, lo ofensivo no está funcionando. El Colo Vainstein recientemente salió como el mejor jugador del Cuatro Naciones de San Juan es de esos que la hinchada lo estima mucho porque es todo corazón, en defensa y en ataque deja todo. Recientemente recuperado de una operación, es como si no hubiera tenido ningún parate.

Diego Simonet, quien supo dejar atrás lesiones muy importantes y trabajar día a día para volver con todo. Cada día más maduro, más pensante y en su mejor momento. El Chino quiere estar en Tokio 2020 para que la ausencia en Río 2016 quede en el pasado. Diego es sinónimo de resiliencia: vencer las lesiones y ser campeón de la Champions League.

Federico Pizarro, de extremo derecho a lateral con lanzamientos importantes para destrabar el ataque, con sus recordados goles en los torneos de los más destacados es el tiro libre para poner el 15-14 al final del primer tiempo ante Brasil en la final de Guadalajara 2011.

Desde su extremo, Federico Fernández es de esos que silencioso se ubica como goleador de los Gladiadores en la mayoría de los torneos y en defensa ya sea 6:0 en el adelantado de la 5:1 juega rápido y sabe sacar ventaja. Es el que ejecuta los penales y siempre es una garantía.

El Niño, Federico Vieyra, que actualmente no está en la Selección por un problema cardíaco pero que regresó a entrenar en el Ademar León es una fija en el lateral derecho y sus lanzamientos desde nueve metros. Gonzalo Carou, el capitán que heredó la cinta de Andrés Kogovsek y que con 40 años parece de mucho menos porque mantiene su nivel de juego de años pasados.

Pablo Simonet, el menor de los hermanos, fue esencial en la primera linea cuando se necesitaba el coraje y la garra para penetrar las defensas rivales, además es todo un habilidoso en lujos como roscas y fajas.

¿Qué decir de los arqueros Matías Schulz, Juan Bar y Leo Maciel? Solo admirar sus atajadas cuando más se los necesitan y llevando al equipo para adelante. Altos porcentajes de efectividad en partidos esenciales. Animales bajo los tres palos.

Y en la actualidad, los nuevos jugadores que continúan con el legado de los Gladiadores como Santiago Baronetto, Lucas Moscariello, Gastón Mouriño, Guillermo Fischer, Ignacio Pizarro, Lucas Aizen, Manuel Crivelli y Nicolás Bonanno, por nombrar alguno de ellos.

El debut oficial de Manolo Cadenas al frente de la Selección fue en el Torneo Cuatro Naciones disputado en Brasil en el 2017, donde con muchas caras nuevas, se mostraron pasajes de buen handball y se obtuvieron resultados positivos ante Chile y Uruguay. La final fue para los locales, aunque Argentina lo peleó hasta el final. Y en este 2019 con su equipo de gladiadores obtuvieron la tercera clasificación a un Juego Olímpico con la medalla de oro ganada en Lima.

Si bien, en los párrafos anteriores se nombraron títulos y partidos importantes ganados, lo más destacado está fuera del 40×20. Porque los Gladiadores son referentes de los más pequeños y con el transcurrir los años debieron trasladar el escenario hacia aquellos que tienen mayor lugar en las tribunas. De Almirante Brown 2012 a este San Juan 2019. De unos cientos a miles.

Llenar estadio en el interior del país, con una suma total entre cinco y seis mil espectadores en tres días es algo que lo hicieron a fuerza e entrega y contagio hacia los espectadores. Se incrementó la cantidad de clubes en la Argentina y algo que suena tan común como la televisación de sus torneos en la TV Pública lo convirtieron en algo imprescindible.

Por último, los Gladiadores son un grupo de seres humanos que aunque no estén dentro del plantel para el torneo acompañan a sus compañeros como hicieron Chucky Cánepa, Dady Gallardo y Juampi Fernández en San Juan o Diego Simonet en Río 2016. Los jugadores nunca dejaron atrás su pasado y fueron sentando la base para que los más jóvenes se acoplen al equipo y este conjunto de jugadores sea olímpico por tercera vez en apenas unos años.

Los Gladiadores no llegaron al techo y tienen mucho más para dar porque eso son ellos, Gladiadores del handball.

Foto: Peri Soler.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mirá también
Cerrar
Volver al botón superior