fbpx
GeneralesHockey sobre césped y pistaTenis

Siempre las mejores: las increíbles anécdotas de Aymar y Sabatini

Luciana Aymar y Gabriela Sabatini hicieron un vivo de Instagram en el que revivieron anécdotas, confesaron su fanatismo por Maradona y se animaron a contar el lado “oscuro” del deporte de alto rendimiento. Hermosas, graciosas y frescas.

Las redes sociales permiten generar cierto acercamiento entre las personas y es una buena iniciativa para crear un ambiente más ameno. Eso sucedió entre dos grandes del deporte argentino e internacional: Luciana Aymar, mejor jugadora del mundo en ocho ocasiones y Gabriela Sabatini, ganadora del US Open en dobles y de la medalla de plata de Seúl 1988.

Juntas crearon un ambiente increíble, a pura risa y emoción. Primero contaron cómo estaban viviendo su cuarentena. Lucha en Chile, con su hijo de cuatro meses (Félix, junto al tenista Fernándo González); mientras que Sabatini está en Zurich. Gustosas del café, el haber sido las mejores en lo suyo las alejó de muchas actividades personales y, como todos, descubrieron nuevos talentos. Por ejemplo, ambas admitieron dedicar más tiempo a la cocina: “Ahora estoy cocinando, algo que en mi vida hice”, dijo Gaby entre risas. Y Lucha se sumó diciendo que “no me gusta cocinar, no tengo paciencia, pero hice una tarta de manzana, ja.”. La ex Leona, además, opinó que prefiere la parrilla por sobre la cocina.

Las dos exponentes tocaron el cielo con la mano y desarrollaron una vida ligada al alto rendimiento, la cual fue difícil dejar. “En la cancha era feliz, podía estar horas jugando.. Pero bueno, ya jugaba con compañeras de 18 y sentía la presión de los medios que me decían bueno…’retirate’. Pero no lo sentí hasta que me lesioné en el Mundial de La Haya, cosa que yo jamás me había lesionado en torneos. Creo que obligándome a seguir tapaba el hecho de que tenía que vivir y disfrutar de otras cosas; de hecho mi mamá fue la que me dijo ‘Lucha, me parece que ya está…’ Y con el psicólogo afronté ese tiempo que fue tan duro para mí”.

Artículos Relacionados

Lo de Gaby fue distinto, porque ella ya sabía que quería dejar el deporte a su temprana edad de 26 años y no quería sufrir por ello. “No entendía bien qué me pasaba, si ese hueco era algo transitorio o definitivo. Por eso me puse a trabajar con un psicólogo, me llevó al limite y descubrimos que quería dejar de jugar, me costaba muchísimo y no era feliz. Estaba empezando a odiar el tenis y no estaba bueno porque era algo que había amado toda la vida. Yo tenía ganas de una vida normal, salir a cenar con amigas, acostarme y levantarme, no tener horarios, llamar a alguien y vernos… eso fue llenando el vacío que iba sintiendo”. De hecho, afirma que no se arrepiente para nada de haber dejado el deporte. “Ni un día”, sentenció la astro del tenis mundial.

Ambas confesaron su gusto por la música y contaron que tomaron clases de canto. Sabatini lo hizo con un profesor recomendado por Valeria Lynch, mientras que Aymar duró un poco menos y se describió como “un perro” entre risas. Gaby es súper moderna con los gustos musicales y se declaró fan de los reggeatoneros Maluma, Sebastián Yatra y Cali y el Dandee (sumado a los latinos de siempre como Ricky Martin y Luis Miguel), a la vez que Lucha mostró más devoción por Celine Dion y Michael Jackson. Asimismo, aprovechando la cuarentena, intercambiaron opiniones sobre series y películas.

A pesar de que sus deportes son muy diferentes, tuvieron un elemento en común, en el que ambas convergieron: Diego Maradona. Las dos contaron anécdotas con el 10 y manifestaron el respeto que él les inspiraba e inspira hoy en día.

“Todos los deportistas sabíamos que Diego iba a los Juegos Olímpicos de Beijing, entonces todos esperando qué deporte iba a ver”, dijo Lucha. Y prosiguió: “Las Leonas obvio habíamos pasado a un segundo plano y cuando termina el partido veo que me dice ‘Lucha, las zapatillas’ y yo pensé ‘me está pidiendo las zapatillas?’ y me dijo ‘sí sí, las zapatillas’… Yo me puse a pensar en si tenía otro par, jugaba con las fucsias, pero imaginate que ni me importó y se las di. Después me había tocado el control del doping y me esperó para saludarme…”

Por el lado de Gaby, la repentina aparición de Diego fue en Roland Garros Junior, torneo del que ella sale campeona en 1984 y momento en el que era N°1 del mundo. “En cuanto apareció y lo tenía ahí atrás mío dije ‘¿cómo sigo jugando?'”, recordó la tenista entre risas.

Sobre el final de la jugosa entrevista, ambas coincidieron en que de haber cambiado algo de sus vidas habría sido la presión con la que se tomaron todo, les hubiera gustado haber jugado más relajadas y no lamentar tanto las derrotas para disfrutar más de cada momento.

Lucha cerró su entrevista con Félix y Fernando, quien le confesó a Gaby que era el amor platónico de todos en esa época y que una de sus gatas llevaba como nombre “La Sabatini”. Como si fuera poco, su hermana en su casa tiene una foto enmarcada con los dos tenistas.

“Te felicito por la familia, te quiero mucho”, le dijo Gaby a Lucha. La ex Leona le devolvió las gentilezas y le respondió: “Estoy feliz por haberte podido conocer, mi familia te quiere y te admira. Yo también te quiero”.

Un must del deporte.

Micaela Piserchia

Soy periodista deportiva y social media manager. Dirijo Argentina Amateur Deporte y trabajo en C5N.com. Cubrí JJ. OO Río 2016 y Tokyo 2020. Estuve en DEPORTV y en Olé.

Deja un comentario

Volver al botón superior