fbpx
Historia y CuriosidadesSliderTenis de Mesa

El día en el que la religión fue la protagonista de Buenos Aires 2018

El Comité Olímpico de Irán le prohibió a uno de sus representantes jugar en equipos mixtos con una chica porque no era islámica.

En el deporte olímpico se utilizan en demasía las frases “construir puentes, no barreras” o “adentro de una cancha somos todos iguales”, tanto que ya hasta están trilladas. Sin embargo, en pleno Siglo XXI todavía existen excepciones como el caso del iraní Amin Ahmadian, quien en los Juegos Olímpicos de la Juventud de 2018 no pudo disputar el doble mixto de tenis de mesa por una prohibición del Comité Olímpico de su país.

Después de haber competido en singles, donde finalizó en la octava posición, Ahmadian iba a conformar el equipo intercontinental 5 junto a Chiara Morri antes de recibir la orden de no presentarse debido a que la sanmarinense no era islámica. Esta decisión no solo fue controvertida y cuestionada, sino que también desbarató los planes de la organización, que tuvo que salir a encontrar un sustituto de urgencia.

La Federación Argentina de Tenis de Mesa (FATM) fue la encargada de solucionar este problema al convocar al entonces campeón nacional sub-18 Santiago Lorenzo, oriundo de San Rafael, que, afortunadamente para el Comité Organizador, estaba entrenando en buenos Aires en la semana previa a los Juegos Olímpicos de la Juventud.

Artículos Relacionados

 “El primer contacto que tuve fue con el entrenador que estaba a cargo. Yo estaba en el CeNARD y, cuando llegué a entrenar, me mandan un mensaje diciendo que me vaya urgente para Tecnópolis. Cuando llego me avisan que se había bajado el chico de Irán y que lo tenía que reemplazar”, explicó Lorenzo a un servidor sobre la forma en la que se enteró de que participaría en Buenos Aires 2018.

Al haber sido convocado el martes 9 de octubre, tener que hacer todos los trámites correspondientes y ver su debut programado para el día 12, solo contó con dos días para ponerse al corriente y conocer a su nueva compañera. “La verdad es que no hablé sobre qué le parecía lo del chico de Irán. Sí sabíamos que era porque él no podía jugar con una chica no islámica. Tratamos de centrarnos en que teníamos que jugar ya y que solo teníamos dos días ya que nos conocimos el miércoles y el viernes teníamos que empezar a jugar”, detalló.

Con todo hecho a último momento por el imprevisto ocasionado por el Comité Iraní, nadie esperaba que los resultados fueran los mejores. En el partido del viernes 12 la dupla cayó 3-0 frente al equipo de Francia con parciales de 11-6,14-12 y 11-8 en el single femenino, 11-5,11-3 y 11-4 en el masculino y 11-2, 11-8 y 11-5 en el dobles mixto. El desenlace del encuentro del sábado 13 ante Azerbaiyán fue el mismo con parciales de 11-2, 11-1 y 11-6 en el single femenino, 11-8, 11-4 y 11-3 en el masculino y 11-3, 15-13 y 11-5 en el dobles mixto. 

Pero estos resultados son anecdóticos porque quedarán opacados por la historia de fondo que derivó en el ingreso de Santiago Lorenzo a esos Juegos. “Me parece un poco raro, no lo veo bien de ninguna manera. Son decisiones que toma el Comité Olímpico de Irán y que nosotros por ahí no las entendemos mucho. Ellos piensan que tienen una razón correcta y, por más que nosotros pensemos que no es así, el Comité Olímpico Internacional la termina aceptando y los deja participar. Podemos opinar desde una postura simple, sin mucho valor”, analizó el sanrafaelino luego de concluir su participación.

Fotos: Marca Claro y Sportscenter

Actualización ranking mundial
Click acá

Seguir leyendo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver al botón superior