fbpx
BásquetNoticias

Americup Femenina: Argentina descalificada

Luego del encuentro entre las Gigantes y Puerto Rico, Victoria Llorente dio positivo de COVID, y tanto ella como su compañera de habitación Julieta Alé tuvieron que ser aisladas. Se realizaron las contrapruebas y hoy Diana Cabrera también fue positiva, y junto a Julieta Mungo por contacto estrecho, fueron desafectadas para jugar. Con 5 jugadoras en pie, la Selección de Martínez no puede seguir compitiendo, y la FIBA determinó descalificarlas por por doble derrota, contra Venezuela y Estados Unidos.

“Tenemos mucha impotencia y tristeza porque hicimos mucho para cuidarnos y lamentablemente nos pasa todo esto en el momento menos indicado”, así empiezan las declaraciones de Melisa Gretter, el primer caso posivito de las Gigantes, minutos después de arribar a San Juan de Puerto Rico. Junto a Agostina Burani y Andrea Boquete, fueron las primeras tres desafectadas por esta situación.

Sin ellas, las chicas comandadas técnicamente por Gregorio Martínez disputaron dos encuentros: la victoria ante República Dominicana y un gran partido de las chicas, que recuperaron la ilusión clasificatoria. Luego llegó la derrota ante las locales, y un nuevo testeo traería preocupación: Victoria Llorente había dado positivo, y junto a Julieta Alé, su compañera de habitación, quedaron desafectadas también. Esto provocó la suspensión del partido del domingo frente a Venezuela, y un nuevo testeo al plantel para descartar falsos negativos.

La noticia determinante surgió esta mañana, con el confirmado positivo de Diana Cabrera, quien junto a Julieta Mungo quedaron afuera de competición, y la resolución final de la FIBA ante este inconveniente (Martínez solo podría contar con 5 jugadoras no afectadas por el virus), tras no presentar la cantidad de jugadoras mínimas que se necesita, que son siete, fue la de dar por perdidos los partidos ante Venezuela y el partido que debían jugar hoy frente a Estados Unidos. “Si en un torneo el equipo pierde por segunda vez, será descalificado y los resultados de todos los partidos jugados por este equipo serán anulados”, por lo tanto, Argentina queda afuera de competencia.

Artículos Relacionados

“Desde el primer día nos cuidamos mucho, tomamos todas las precauciones posibles y nos ajustamos a los protocolos para reducir esa posibilidad de contagio al mínimo. Tuvimos seis hisopados en todo este tiempo, en más de un mes de preparación que hicimos para llegar acá. Se trabajó muy bien, hubo muchísimo esfuerzo en todas y cada una de las partes… Pero lamentablemente pasó, y sin dudas en el momento menos deseado por cualquier jugador o parte del equipo porque estábamos ilusionadas y veníamos teniendo muy buenas sensaciones como equipo. Fueron días muy duros de afrontar desde que nos llegó el primer resultado positivo. Sentimos mucha impotencia al no poder hacer nada para revertir la situación, pero por suerte los síntomas no están siendo importantes”, dijo Gretter en diálogo con la CAB.

Buscando entender qué pudo haber pasado, la capitana reflexionó: “Desde lo que fue Sunchales hasta el día de viajar estuvimos siempre controladas, por cuidados propios y también por la atención que tuvimos por los médicos del equipo y todo el staff de la CAB. Y si bien tuvimos días libres fueron días en los que nosotras nos quedamos alojadas en el hotel, ninguna fue para sus casas. Íbamos del Ramada a entrenarnos a Obras y el Cenard en un micro exclusivo para nosotras, y de ahí una vez que terminábamos el entrenamiento volvíamos al hotel. Todos los días fueron así. Por eso hoy tenemos toda esa impotencia y tristeza, porque hicimos todo bien y lamentablemente nos pasa todo esto en el momento menos indicado, que es ahora en el torneo”.

“Prefiero hacerme responsable y ver si nos equivocamos en algo. Le seguimos buscando la vuelta al tema y no sabemos qué pasó. Realmente tomamos todas las precauciones posibles. Con el departamento médico y el cuarto técnico ya hicimos el camino, mentalmente, como 15 veces y es difícil encontrar algo o alguien contagiado que haya estado con nosotros. Nosotros nos fuimos a Sunchales con un testeo negativo de todos los miembros de la delegación, estuvimos 14 días y volvimos el 17. Ahí le dimos tres días libres a todxs y cuando nos reencontramos, el 20, todos nos hisopamos nuevamente y dimos negativos. El 24 hicimos un test serológico y volvimos a dar negativos. Repetimos el 27, mismos resultados. Lo mismo el 1 y 5 de junio, también ambos por exigencia de FIBA. El último fue a dos días del viaje y, en total, fueron cinco en un mes… Nos fuimos todos negativos y, cuando llegamos a Puerto Rico, teníamos dos positivos. Así fue…”, rememoró Gregorio Martínez.

El entrenador, en entrevista con UCU Radio, dijo que se encontraba preocupado por la salud de sus jugadoras, y también por la de él, quien es insulino dependiente. “El viaje implica un riesgo, está claro. Y luego está ese control antidoping oficial, que ahora estamos averiguando si alguna de las dos personas que vinieron a realizarlo dieron positivo en los días siguientes. No hay muchas más opciones porque encima a las jugadoras que les tocaron el control son las que dieron positivas: Burani, Boquete y Llorente. Meli (Gretter) es la otra y fue la que acompañó a Burani porque le costó realizar el test y estuvo varias horas con eso”, agregó el entrenador, buscando una respuesta lógica a lo sucedido.

Lo que puede ser preocupante es que este tipo de situaciones se den en un contexto más importante como los Juegos Olímpicos. Los representantes argentinos que competirán serán vacunados en el país antes de viajar, pero se sabe que las vacunas que en Argentina se están dando son de doble componente, y que requieren de varias semanas para que su efectividad sea la correcta.

Fotos: Prensa CAB – FIBA

Sol D'Amato

Periodista Deportiva, Profesora de Educación Física y Fotógrafa. Hablo de básquet, género y noticias generales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mirá también
Cerrar
Volver al botón superior